Home || Mundo || Cinco poemas cortos de Alejandra Pizarnik

Cinco poemas cortos de Alejandra Pizarnik


jueves 14 de febrero de 2019

Si bien es cierto que en la obra de Alejandra Pizarnik está vertido su severo problema de depresión, sus textos poseen un valor literario que se sostiene independientemente de la figura de poeta atormentada.

 

Alejandra Pizarnik es una de las poetas más destacadas de la literatura hispanoamericana; nació en Avellaneda, Argentina, el 29 de abril de 1936. Su formación académica se dividió entre la carrera de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires y la Escuela de Periodismo; finalmente, decidió seguir su vocación literaria gracias a la motivación de Juan Jacobo Bajarlía.

Una de las experiencias determinantes en la vida de Alejandra fue su depresión, dado que ni la pintura ni la poesía bastaban como terapia, también llegó a experimentar el breve y peligroso fenómeno psicodélico de las anfetaminas. Intentó curar el dolor con analgésicos y usó somníferos para contrarrestar sus problemas de insomnio.

Si bien es cierto que sus afecciones físicas y mentales están vertidas en sus textos, estos en sí mismos poseen un valor literario que se sostiene independientemente de la figura de poeta atormentada.

En su obra predominan temas como la infancia, la muerte, el amor y la soledad. Octavio Paz dice que la obra de Alejandra es una «cristalización verbal por amalgama de insomnio pasional y lucidez meridiana en una disolución de realidad sometida a las más altas temperaturas».

Alejandra Pizarnik falleció el 25 de septiembre de 1972 en Buenos Aires, Argentina, tras ingerir 50 pastillas de Seconal. Aquí te presentamos cinco poemas cortos como muestra del trabajo poético excepcional de esta escritora argentina.

 

LEJANÍA

Mi ser henchido de barcos blancos.

Mi ser reventando sentires.

Toda yo bajo las reminicencias de tus ojos.

Quiero destruir la picazón de tus pestañas.

Quiero rehuir la inquietud de tus labios.

Por qué tu visión fantasmagórica redondea los cálices de estas horas?

NOMBRARTE

No el poema de tu ausencia,

sólo un dibujo, una grieta en un muro,

algo en el viento, un sabor amargo.

EL OLVIDO

en la otra orilla de la noche

el amor es posible

 

—llévame—

 

llévame entre las dulces sustancias

que mueren cada día en tu memoria

 

REVELACIONES

En la noche a tu lado

las palabras son claves, son llaves.

El deseo de morir es rey.

 

Que tu cuerpo sea siempre

un amado espacio de revelaciones.

 

*

[Sin título]

El amor dibuja en mis ojos el cuerpo anhelado

como un lanzador de cuchillos

tatuando en la pared con temor y destreza

la desnudez inmóvil de la que ama.

 

Así, en lo oscuro, fragmentos de los que amé,

lúbricos rostros adolescentes,

entre ellos soy otro fantasma.

 

A veces, en la noche,

me dijeron que mi corazón no existe.

 

Nota relacionada: Charles Dickens: vida, obra y citas más famosas

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Yarazai Simbrón

Egresada de la licenciatura Escritura Creativa y Literatura, Universidad del Claustro de Sor Juana