Home || Nuestro país || Nuevos descubrimientos arqueológicos en la cueva Balamkú

Nuevos descubrimientos arqueológicos en la cueva Balamkú

Interior de la Cueva Balamkú, Proyecto Gran Acuífero Maya / Foto: Karla Ortega

martes 5 de marzo de 2019

Nuevos hallazgos arqueológicos en la cueva Balamkú contribuirán a reescribir la historia de Chichen Itzá.

 

La cueva de Balamkú, ubicada a 2.7 kilómetros al este de la Pirámide de El Castillo o Templo de Kukulcán en Chichen Itzá, fue descubierta hace apenas 50 años y desde hace tres, forma parte  del proyecto Gran Acuífero Maya del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comandado por Guillermo de Anda.

Cabe destacar que esta investigación por parte del INAH cuenta con el apoyo financiero de la National Geographic Society y la Universidad de California en Los Ángeles. Se espera que los resultados permitan avanzar en el conocimiento de Chichen Itzá y en la búsqueda de la entrada al cuerpo de agua que supuestamente se encuentra debajo de El Castillo o Templo de Kukulcán.

De la cueva Balamkú se han explorado cerca de 460 metros, ya que se trata de una cavidad laberíntica a la cual se accede por túneles y oquedades de 40 o 50 centímetros de alto, y aún hay galerías que no se han investigado.

Uno de los aspectos que hace tan especial a la cueva de Balamkú es que por su inaccesibilidad, no ha sido saqueada ni alterada como es el caso de la cueva de Balamkanch; sito en el que se perdió mucha información y se extrajo el material para su estudio, ya que ese lugar se convirtió en un sitio turístico.

Hace unos días se dio a conocer que en la cueva Balamkú fueron descubiertos más de 200 incensarios tipo Tláloc, así como braseros, vasijas, cajetes, malacates y metates miniatura que forman parte de siete ofrendas. Las piezas se encuentra en magnífico estado de conservación y su contexto no ha sido alterado; prueba de ello es el hecho de que algunos incensarios se han concrecionado (adherido) a las estalagmitas.

En conferencia de prensa, el director del proyecto, Guillermo de Anda, dijo que se trata del hallazgo más importante realizado en la Península de Yucatán después del realizado en la cueva de Balamkanche, el cual ayudará a reescribir la historia de Chichen Itzá. Comparando ambos sitios, en Balamkanche se encontraron solo 70 incensarios, mientras que el Bakamkú suman más de 200 piezas que datan del periodo Clásico Tardío cercano al año 1000 d.C.

De Anda precisó que todos estos materiales que incluyen collares de jade, concha y hueso, cenizas y diversos artefactos que han quedado intactos, serán analizados in situ, con última tecnología de corte no invasivo.

Los resultados, dijo el especialista del INAH, permitirán hacer una nueva cronología cerámica y arrojarán luz sobre el lado oscuro del universo maya, el aspecto subterráneo. Además, se prepara un mapa elaborado de esa cueva sagrada e incluso se creará un nuevo modelo de investigación subterránea en el país, en función de Balamkú.

Nota relacionada: PROCINE brindará apoyos de hasta 250 mil pesos a festivales o muestras de cine

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Yarazai Simbrón

Egresada de la licenciatura Escritura Creativa y Literatura, Universidad del Claustro de Sor Juana