Home || Ocio y Cultura || A la mítica leyenda del jaguar la embellece las manos de una mujer

A la mítica leyenda del jaguar la embellece las manos de una mujer

A la mítica leyenda del jaguar la embellece las manos de una mujer
A la mítica leyenda del jaguar la embellece las manos de una mujer / Facebook Paola Pastrana

domingo 17 de marzo de 2019

El jaguar se relaciona a nivel simbólico con los guerreros prehispánicos, con la valentía y la fortaleza; la osadía y la aventura. Muchos siglos después, las manos de una mujer embellecen estas historias de héroes felinos y lo hace a través del moldear con barro de pequeñas artesanías que más allá de ser tradicionales, tienen vida propia.

Ciudad de México.- Sin duda esto es el resultado de la forma en que las visualiza y las crea Paola Pastrana, una mujer que ha encontrado en esta actividad su sentido de trascendencia y esto se transmite en su trabajo, en la forma en que enfrenta al día a día con todas las maravillas que esto le ofrece y que ha asumido de manera digna, todo el simbolismo de ser ahora una de las creadoras del Jaguar de Zitlala, una figura mítica en el estado de Guerrero.

Originaria de la Ciudad de México pero con raíces africanas, renunció a su trabajo para dedicarse a lo que realmente le apasiona: la escultura.

Y encontró el barro, otro material milenario y con esto ha dado vida a pequeñas figuras que sirven de aretes, anillos o colguijes pero que tienen toda la fuerza de la cultura mexicana, con todo el sincretismo y ambivalencias que se conjugan desde hace siglos.

Esto te puede interesar: Exposición de Guillermo Del Toro llegará a México en mayo

Cultura, historia y pasión

«Me gusta muchísimo la cultura mexicana, creo que es una forma de dar identidad y la joyería que llevas contigo es lo que te representa», comenta Pastrana, que ahora radica en Acapulco y que en pequeñas ferias de artesanos o bazares locales, ha dado a conocer poco a poco su trabajo.

Pero si bien hay millones de personas que hacen lo mismo, a Pastrana la distingue el amor y la pasión con que realiza esta actividad, lo que le da una belleza especial a su trabajo y un valor agregado a sus productos, lo que sin duda ha sido la fórmula para destacarse del resto.

Ya que esto no lo ve como un trabajo o un negocio que implica solo dinero, es una forma a través de la cual “ha logrado encontrar así misma” y ha construido un puente entre ella, sus antepasados y la cultura que nos identifica como país y que todos llevamos de alguna forma metida en el corazón.

«Cuando algo te gusta aunque la gente te diga que te vas a morir de hambre, si de verdad es algo que te apasiona, no te detengas», dice la artista, que con el mismo valor que le atribuían los ancestros al jaguar, ella ha roto los límites y ha traspasado las barreras de los complejos sociales.

Museo de la Ciudad de México albergará exposición de la primera muralista feminista mexicana

Proceso creativo

Y lo interesante también es el proceso creativo, que implica desde la imaginación del diseño, el moldear la figura en barro, cocerlo y pintarle todo los detalles a mano. Un trabajo minucioso que lo repite una y otra vez en todas sus creaciones.

De esta manera, desde hace tres años su pasión por las artes y la escultura es ahora su trabajo y también, la actividad que le da sentido a su vida. Con esto, intenta transmitir a través de sus pequeñas figuras, un poco de la satisfacción y la plenitud que tiene como ser humano, al poder realizar lo que en verdad le gusta sin ninguna limitante social o psicológica.

Paola Pastrana tal vez nos sea la artesana más famosa de México, pero si es una emprendedora que ha logrado transformar su realidad, en medio de un entorno de mucha violencia e inseguridad, en un espacio donde la creatividad y el amor por la cultura mexicana, han logrado darle un grado superior de bienestar personal y tal vez por eso, sus pequeñas figuras de barro son tan especiales.

De esta manera, reviviendo parte de las historias pasadas con un toque de imaginación propio, Paola Pastrana le da luz y alegría a esos rostros que quedan enmarcados por pequeños jaguares, catrinas o el sol y la luna fundidos en un beso, algo que tal vez ni algunas de las joyas más caras del mundo lo puedan conseguir de manera natural.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira