Home || Economía || ¿Más deuda para México?

¿Más deuda para México?

deuda pública
Imagen: Diario El Mundo.

martes 9 de julio de 2019

Por Joan Rega.

De acuerdo a la “Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2019”, fue autorizado un “Endeudamiento interno del Gobierno Federal” por $521,375.3 millones de pesos (DOF, 28 de diciembre de 2018), como parte de los “Ingresos Derivados de Financiamientos”, que en el presente año totalizarán $539,871.4 millones de pesos. Tal autorización de aumento de la deuda puede implicar una sorpresa para comentaristas y el público, al obviarse hechos y circunstancias públicas.

Así, en el presente año, el gobierno federal abultará la deuda pública en poco más de medio billón de pesos, con lo que previsiblemente las obligaciones federales este año cerrarán con un endeudamiento neto total acumulado de alrededor de $11 billones de pesos, cifra que puede resultar alarmante para tirios y troyanos.  El incremento de la deuda pública para 2019 resulta acorde a la tendencia anual observada desde 2009.  En este periodo ha habido un aumento sistemático anual de la deuda del orden de medio billón de pesos, considerando el endeudamiento interno y externo. Para el presente año que no se contempla endeudamiento externo alguno, de acuerdo a la Ley de Ingresos.

La deuda se ha ido abultando inicialmente por el creciente aumento del gasto público y posteriormente por el aumento del costo financiero resultante, este último, de mayores tasas de interés sobre una mayor deuda.  Al respecto, considérese que entre 2000 y 2017 el gasto público se incrementó en términos reales tres veces y la verdadera deuda pública federal en casi cuatro, en tanto el Producto Interno Bruto (PIB) aumentó en un poco más de dos veces.  Es así que el gasto y deuda se han ido retroalimentando perversamente, en un círculo vicioso que parece ser difícil de romper, en tanto la economía no crezca y genere mayores ingresos fiscales de manera sana y sostenida.

Por lo que se estima que entre 2018 y 2019, el costo financiero de la deuda ha aumentado en 100 mil millones de pesos, alcanzando un incremento anual por encima del 11% (CEFP) y siendo el gasto de mayor incremento de todo el presupuesto federal para 2019.  De esta manera, el problema de la deuda se deriva de las crecientes obligaciones anuales que constriñen el presupuesto.  Dinámica que enuncia claramente mayores dificultades futuras para atender la elevada deuda pública nominal mexicana.

Bajo esta argumentación, el costo financiero de la deuda que se prevé alcanzará en 2019 $749 mil millones de pesos. Este monto se cubrirá con un superávit primario, resultado de los ingresos y egresos antes del pago de intereses, por $245 mil millones de pesos, quedando un remanente por $503 mil millones de pesos que se atenderá con la mayor parte de la deuda aprobada para el presente año.

El superávit señalado es logrado como resultado de la reducción sustantiva de los gastos públicos, como los de programas de apoyo al campo, la salud, entre otros rubros, para atemperar un mayor endeudamiento. Este superávit constituye un artilugio contable y financiero que ha permitido pregonar ahora, como en el pasado, que se tienen finanzas sanas con un presupuesto responsable.

A pesar del artilugio, la deuda pública federal total se mantendrá al mismo nivel que en 2018.  Así, es posible decir que en materia presupuestal y de nueva deuda en 2019 no habrá nada nuevo bajo el sol.  Cínicamente podría decirse que todo va de acuerdo a lo esperado y programado.

Para el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, probablemente uno de los secretos mejor guardados en la materia en México, es previsible que hasta 2024 se siga generando un déficit presupuestal y más deuda que haga que la deuda pública total ronde, hasta entonces, cerca de 45% del PIB.  Más allá de tal año, es posible que sólo en el Oráculo de Delfos se pueda elucidarse cómo estarán entonces las finanzas públicas nacionales y cuanto se pagará anualmente de costo financiero.

Para concluir, en términos nominales, en 2019 la deuda pública federal aumentará en el orden de medio billón de pesos, abultando para diciembre la deuda total neta hasta alrededor de 11 billones. Ello en un ambiente de elevadas tasas de interés para la economía mexicana, incluido el riesgo país, que harán que en 2020 tengamos un costo financiero anual que ronde cercanamente el billón de pesos.

Si bien en el ámbito de la política el presupuesto público y sus cifras alucinantes es algo más que las entradas y salidas presupuestales y está más allá del deber y el haber, también lo es que el gasto público, su orientación y sostenibilidad pueden poner en riesgo no sólo las promesas de campaña, sino a la economía misma en su conjunto. Ojalá, México no se encuentre ya en esa tesitura.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*