Home || Política || Medicinas y atención médica para todos. “Realidad y Posibilidades”

Medicinas y atención médica para todos. “Realidad y Posibilidades”

Atención médica.
Imagen: Biolyse.ca.

lunes 19 de agosto de 2019

Por: Dr. y Lic. Ernesto Rubio del Cueto.

En virtud de que las propuestas y declaraciones de la presente Administración son loables y necesarias de poder ofrecer a la población más necesitada de “atención médica y medicinas para todos”, y con ello finalmente lograr el propósito de la universalidad de los Servicios de Salud; es pertinente hacer brevemente una referencia histórica, fundamentalmente relacionada con el Seguro Popular de Salud, siendo lo más relevante lo siguiente:

1.- El Seguro Popular fue diseñado y creado en la Administración del expresidente Vicente Fox en el año de 2004, a raíz de que fue designado como Secretario de Salud, el Dr. Julio Frenk, quien anteriormente –durante su brillante desempeño en la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra, Suiza– estudió a fondo la planeación financiera para evitar los terribles gastos de bolsillo en la población no cubierta por la Seguridad Social en nuestro país, y tanto los expertos de salud como por los Organismos cúpula del Sector Privado, pudimos dialogar y recomendar 10 puntos que no estuvieron contemplados y que eran necesarios para el éxito del Seguro, tendientes a lograr la transparencia y la rendición de cuentas por los cuantiosos recursos que se enviaron a los Estados.

2.- Al haber designado a Salomón Chertorivski como Director del Seguro Popular, y habiendo fungido como Secretario de Salud a finales del año de 2011 en la administración del expresidente Felipe Calderón, con gran énfasis en la difusión se señaló que uno de los logros más exitosos de este Gobierno había sido el hecho de haber incorporado a 57 millones de mexicanos, cifra que se ajustó a 54 y con ello sostenían que se disminuyó el impacto económico en las familias, por los elevados gastos de bolsillo que son y eran de los más altos en el mundo.  Pero desde entonces se comenzó a ver y comprobar que los miles de millones de pesos entregados a los gobiernos de los Estados, éstos no fueron debidamente utilizados y aplicados para mejorar la salud, con lo que más del 70% de los gobernadores de los Estados tienen y tuvieron serias responsabilidades.

3.- Durante la administración de Enrique Peña esto no fue posible evitarlo y superarlo, y en el año 2014 se tuvieron que hacer algunas reformas a la Ley para lograr el fortalecimiento de las facultades de supervisión y la transparencia y rendición de cuentas de los Estados. Y ahora que este Gobierno ha anunciado la intención de poner fin al Seguro Popular y de dar lugar al Instituto de la Salud para el Bienestar, por lo que seis exsecretarios de Salud en forma inédita han señalado “… que no sólo se cometerá con ello un error descomunal, sino que se viola flagrantemente el contenido y el sentido de la Ley…”.

El pasado miércoles 7 de agosto no sólo exhortaron al Congreso y al Presidente llevar a cabo una consulta popular y un diálogo para “evitar” que el uso del Fondo de Gastos Catastróficos –que asciende a más de 80 mil millones de pesos para financiar los objetivos de la nueva Ley– sea usado de manera discrecional por la propia Secretaría en los Estados de la República, acabando en la descentralización y en cierta forma una de las responsabilidades sociales de los Estados que es atención médica.

Todo ello ha salido a la luz pública, en virtud de que en fecha reciente el Diputado Federal Mario Martín Delgado Cerillo presentó una iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley General de Salud, de la Ley de Coordinación Fiscal y de la Ley de los Institutos Nacionales de Salud, en materia de acceso a los servicios de salud y medicamentos asociados para las personas que no poseen seguridad social. Como resultado de esta discutible iniciativa se estima beneficiar a 78 millones de compatriotas en esta Administración.

Esta iniciativa conjunta temas con la desaparición del Sistema de Protección Social en Salud; como la creación del Instituto de Salud para el Bienestar; la desaparición del Cuadro Básico de Insumos para el primer nivel de atención médica y del Catálogo de Insumos para el segundo y tercer nivel; la creación de un Compendio Nacional de Insumos para la Salud, así como la facultad para los Institutos nacionales de Salud de celebrar contratos con personas morales de carácter nacional e internacional, público o privado a fin de que les proporcionen los servicios médicos y otros relacionados con su objeto que convengan, a cambio de una contraprestación.

Este breve análisis se centrará preferentemente en la desaparición del Sistema de Protección Social en Salud, ya que cada tema merece un estudio individual, por la problemática propia y las consecuencias que de dichas modificaciones implican.

La realidad señalada ha dado lugar que los estudios preliminares que se han hecho en poco tiempo por expertos y especialistas en la materia, concluyan que:

  1. El Instituto de Salud para El Bienestar, tendrá la atribución para prestar de manera gratuita servicios de salud y asegurar el suministro de medicamentos asociados, insumos y demás elementos necesarios a la población carente de seguridad social, de conformidad con los instrumentos jurídicos que al efecto suscriba con las instituciones integrantes del Sistema Nacional de Salud.
  2. Las entidades federativas conservan su obligación actual de prestar los servicios de atención médica (que incluye la dotación gratuita de medicamentos) en su respectiva jurisdicción, con el dinero que les transfiera la Federación en los términos de los acuerdos de coordinación que al efecto suscriban.
  3. La Federación, a través de la Secretaría de Salud, con el auxilio de las entidades agrupadas en su sector coordinado, podrá prestar los servicios médicos que originalmente corresponde brindar a las autoridades de las entidades federativas, en los términos de los acuerdos de coordinación que al efecto suscriban.

En resumen, lo que esta iniciativa logrará, de ser aprobada en sus términos, es desaparecer toda una infraestructura que a quince años de su nacimiento estaba funcionando, no sin problemas, pero funcionando, para crear un Instituto que hará lo mismo que la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, pero con diez personas, según una reciente declaración del Presidente de la República, para hacerse responsable de esta importantísima función social de Estado que es la Salud, y que de ninguna manera conseguirá que México tenga en poco tiempo, un Sistema de Salud como el de los países nórdicos o el de Canadá. En fin, los expertos y especialistas prevén un fracaso seguro, según el estudio con el que contamos.

Lo serio y preocupante de esta decisión es que está en juego la vida de millones de mexicanos. Una improvisación, sin duda, muy costosa ¿y esto es parte de la 4T?

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*