Home || Lo más destacado || Aduce Álvarez-Buylla: «Vamos con nueva agenda científica para México»

Aduce Álvarez-Buylla: «Vamos con nueva agenda científica para México»

María Elena Álvarez-Buylla
Foto: Archivo El Universal.

domingo 22 de septiembre de 2019

En respuesta al artículo publicado en la prestigiosa revista Science, titulado Quo vadis, Mexican science? (¿A dónde vas ciencia mexicana?)[1] del Dr. Antonio Lazcano Araujo, científico miembro del Colegio de México y divulgador de la ciencia, la Directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la Dra. María Elena Álvarez-Buylla, manifestó en el mismo medio[2] que el esquema presupuestal del Consejo está comprometido con la eficiencia. La actual administración está “haciendo más con menos”, fiscalizando los recursos para emplearlos eficientemente y a favor del desarrollo nacional, pues a pesar del recorte de 2.4 millones de pesos a los fondos de Conacyt en este año, la administración y coordinación entre los sectores federales que recibe recursos para la Ciencia, la Tecnología e Innovación, se redirigió a otros fondos con el claro objetivo de apoyar a la comunidad científica más que nunca.

El total del presupuesto que fue otorgado a Conacyt en 2019 es de 77.3 millones de pesos, el cual ha sido el más alto que se ha tenido en los últimos siete años (en el 2018, en el gobierno de Enrique Peña Nieto fue de 76.7 millones de pesos). Asimismo, este año, 1.9 mil millones de pesos se han asignado para financiar proyectos de ciencias básicas sometidos a los criterios de alta calificación (y altamente recomendables) por parte de los comités de revisión por pares y las juntas asesoras; proyectos interdisciplinarios tales que contribuyen al nuevo desarrollo tecnológico con un enfoque innovador, y que muchos de estos se han dirigido a los Objetivos de Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas.  Álvarez-Buylla señala como ejemplo, respecto a los proyectos prioritarios que actualmente Conacyt impulsa, el caso desafiante y apremiante de la leucemia linfoblástica aguda, enfermedad que se ha convertido en la más común causa de muerte en niños mexicanos.

Conacyt

Foto: impacto.mx.

Asimismo, Conacyt asignó 5,400 millones para apoyar los 27 centros públicos de investigación de México en 2019. Tomando en cuenta, además, que todos los científicos mexicanos están protegidos por el sistema de seguridad social de salud, que aún se sigue manteniendo en las universidades públicas.

Por otra parte, sobre la preocupación del Dr. Antonio Lazcano de que con el nuevo gobierno vigente se pierdan colaboraciones internacionales o haya fuga de cerebros, la titular del Conacyt asevera que todos los jóvenes y científicos deben continuar viajando para objetivos científicos y académicos como siempre se ha hecho. En ese sentido, Conacyt asignó más de 10 mil millones de pesos (4% del total del presupuesto) para financiar tanto becas en curso como nuevas para estudiantes mexicanos de posgrado e investigadores de posgrado en programas nacionales e internacionales. En comparativa con las becas otorgadas el año pasado, que fueron 53 mil 225 registradas, en 2019 se han destinado 54 mil 692 becas de posgrado.

Antonio Lazcano Araujo

El científico Dr. Antonio Lazcano Araujo (foto: Everardo Nava; elsoldetlaxcala.com).

Adicionalmente, 1.11 mil millones de pesos se asignaron para financiar la carrera de los científicos principiantes; y el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), administrado por el Conacyt, complementa el salario de más de 30,000 científicos en todos los niveles. Este año se aceptaron arriba de 3,000 miembros a través de sus respectivos procesos académicos.

María Elena Álvarez-Buylla es enfática cuando expresa que “Nunca se habría atrevido a restringir o, peor aún, a excluir los comités de revisión por pares y las juntas asesoras como alega el Dr. Lazcano”. Más bien, al contrario, “Lo que nosotros proponemos (Conacyt) son mecanismos de evaluación más rigurosos a partir de un nuevo marco legal de discusión integrado por jóvenes, científicos, técnicos, especialistas, etc.”. En su artículo, Quo vadis, Mexican science?, Álvaro Lazcano señala que la Directora del Conacyt “se opone a una ciencia occidental hegemónica racional”, a lo que ella responde que “orgullosamente formada en universidades de México y Estados Unidos, está convencida de la importancia y la responsabilidad de tener que hacer frente a muchos desafíos globales en Ciencia, Tecnología e Innovación”.

Es así que Álvarez-Buylla defiende no querer abismarse de la realidad que implica estar en un mundo globalizado. Para la nueva política científica y de innovación del Conacyt, es relevante, desde luego, el contexto internacional de lo que se está haciendo en otros países en todas las áreas de competencia. Y esa política es congruente con el replanteamiento de los fondos sectoriales y los apoyos a la investigación para su óptima distribución sin anomalías, contemplando un esquema sí menos costoso, pero más eficiente y sin corrupción dentro del aparato administrativo burocrático; solicitando mayor rendición de cuentas sobre los proyectos de investigación, sin duplicidad de investigaciones ni el amparo a trabajos científicos que carezcan de brindar significativas aportaciones, dejando en segundo término proyectos verdaderamente innovadores y con aplicaciones claras que tengan impacto para solucionar problemáticas de raíz en México.

Referencias:

[1] A. Lazcano Araujo, «Quo vadis, Mexican science?», en la revista Science, 26 de julio, 2019, Vol. 365, No. 6451, pp. 301.

[2] M. E. Álvarez-Buylla, «A new scientific agenda for Mexico», en la revista Science, 20 de septiembre, 2019, Vol. 365, No. 6459 (enlace directo: A new scientific agenda for Mexico-M.E. Álvarez-Buylla).

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Redacción El Semanario

Redacción El Semanario