Home || Prime || ¿Cómo sobrevivir al apagón analógico?

¿Cómo sobrevivir al apagón analógico?

Mucho se ha hablado de las implicaciones del apagón analógico en nuestro país: que si es injusto obligarnos a adquirir pantallas digitales, que qué va a pasar con nuestras viejas televisiones, que si significará el cierre de las televisoras de paga… Tratemos de comprender, y así evaluar, los pros y los contras de este cambio en el modo de acceder a los contenidos audiovisuales, que podría equipararse en importancia a cuando nuestros abuelos cambiaron su televisor blanco y negro por uno a color.

domingo 26 de enero de 2014

Mucho se ha hablado de las implicaciones del apagón analógico en nuestro país: ¿es injusto obligarnos a adquirir pantallas digitales?, ¿qué va a pasar con nuestras viejas televisiones?, ¿ significará el cierre de las televisoras de paga?. Tratemos de comprender, y así evaluar, los pros y los contras de este cambio en el modo de acceder a los contenidos audiovisuales, que podría equipararse en importancia a cuando nuestros abuelos cambiaron su televisor blanco y negro por uno a color.

Ciudad de México.- El 28 de mayo de 2013, las señales analógicas de televisión fueron sacadas del aire en la ciudad de Tijuana, Baja California, lo cual causó gran controversia tanto en la entidad como en todo el país, pues hubo diversas contingencias que dificultaron el proceso. Este hecho constituyó el “piloto” del gobierno federal para comenzar con el apagón analógico en todo el territorio nacional, que se tiene programado para mediados de 2015.

Así, se instalaron decodificadores y/o antenas en el 93.08% de los hogares de bajos recursos, que no contaban con la posibilidad de dejar su televisión y adquirir otra que fuera compatible con este tipo de transmisión, por lo que dependían de las señales abiertas para recibir el servicio. Este operativo contó con un presupuesto de 15 millones de pesos, que logró un 89.68% de efectividad.

Como la fecha del 28 de julio interfería con las actividades de promoción electoral del estado, se decidió darle una prórroga a las señales analógicas hasta el 18 de julio; llegada esta fecha, los tijuanenses comenzaron el día sin los canales abiertos de transmisión para dar paso a la Televisión Digital Terrestre (TDT), que brindaría contenidos más diversos, con una mejor calidad de imagen y audio.

Sin embargo, no todas las familias de la entidad fueron provistas con un dispositivo decodificador para sus televisiones, por lo que se vieron obligados a adquirir televisores digitales o a contratar sistemas de televisión de paga.

En Tijuana la mayoría de las personas aceptaron sin chistar, pero en municipios como Playa Rosarito, a donde no llegaron los dispositivos digitales, cientos de ciudadanos se plantaron en la explanada del palacio municipal para exigir la instalación de los mismos, pues cerca de 5,000 familias se quedaron sin señal de televisión.

Poco a poco se fue incrementando la penetración de la TDT en el territorio de Tijuana, por lo que actualmente se encuentra operando aparentemente sin problemas.

Ahora, la fecha para encarar la segunda etapa de este proceso ha llegado, pues para mayo del presente año se tiene prevista su aplicación en Cd. Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y Monterrey.

Así mismo, para noviembre llegará a Mexicali, Torreón, Distrito Federal, Celaya, León, Guadalajara, Jocotitlán, Cuernavaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Villahermosa, Veracruz, Jalapa y Mérida.

Finalmente, el proceso se verá culminado en noviembre de 2015 al incorporar el resto del territorio, es decir, Aguascalientes, Chihuahua, San Cristóbal de las Casas, Tuxtla, Saltillo, Colima, Durango, Acapulco, Chilpancingo, Morelia, Uruapan, Zamora, Tepic, Matías de Romero, Oaxaca, Tehuacán, Cancún, Culiacán, Los Mochis, Mazatlán, Cd. Obregón, Guaymas, Hermosillo, Tampico, Cerro Azul, Coatzacoalcos y Zacatecas.

La transición a la TDT es un proceso en el que la mayoría de los países del mundo se encuentran implicados; de hecho, toda Europa ha terminado ya de implementar este tipo de transmisión, mientras que la mayoría de los países de América se encuentran en medio del proceso. Canadá es el único país que tiene cobertura total de la TDT en el continente, mientras que EU terminará en 2015, al igual que México, que será el que primero termine de implementarlo en Latinoamérica, antes que Argentina, Brasil y Chile, que lo tienen previsto para 2018.

Transición digital completada, ya sin señales analógicas
Transición digital completada, con señales analógicas de baja potencia
Transición en progreso con señales analógicas y digitales
No ha empezado la transición digital, solo existen señales analógicas
No tiene previsto hacer la transición, solo existen señales analógicas
No hay información
 

Pero aquí cabe preguntarse: ¿cuál es el interés de las naciones por mudar sus señales televisivas a modo digital? Uno de los principales motivos es la disponibilidad de ancho de banda que se tendrá al quitarle las emisiones analógicas. Varios sectores se encuentran interesados en adquirir parte del dividendo digital, sobre todo los operadores de telecomunicaciones móviles y los proveedores de acceso a banda ancha.

Por ejemplo, de acuerdo con datos de CNN Expansión, con la transición hacia la TDT el gobierno mexicano liberará la banda de 700 Mhz, de los cuales dispondrá 90 Mhz para desplegar una red mayorista que ofrezca servicios de banda ancha, con inversiones de empresas privadas y del estado.

Con la incorporación al apagón analógico de las cinco ciudades fronterizas mencionadas arriba, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) lanzará una convocatoria de licitación de dos canales de TDT en febrero próximo. De acuerdo con el subsecretario de Comunicaciones Ignacio Peralta, la infraestructura para lanzar ambos canales requerirá una inversión de 16 millones de dólares. En total, para 2015 México invertirá 1,498 millones de dólares en esta transición.

La licitación de estos dos canales de aire estará a cargo del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), organismo que reemplazará a la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y que estará en funciones “en algún momento de la segunda quincena de agosto y la primera de septiembre” de este año. A partir de entonces, el Ifetel tendrá un plazo de seis meses para avanzar con el proceso. De esta manera, “a más tardar en febrero del año que entra deberá de estar ya concluida la licitación”, señaló Peralta.

Sin embargo, empresas como Telcel, Nextel y Telefónica Movistar se mostraron inconformes con el proyecto -que está planteado en la reforma de la Ley de Telecomunicaciones– y solicitaron que se licite sólo una parte de los 90 MHz de capacidad.

Y es que las implicaciones económicas de esta operación muestran resultados favorables para unos, pero también grandes desventajas para otros. Los principales actores implicados en este proceso son los fabricantes de decodificadores, televisores digitales y antenas, así como las televisoras –tanto públicas como privadas-, productores de contenidos, radiodifusores, operadores de red, instaladores, y no hay que olvidarlo, los espectadores.

Partiendo de este punto, los fabricantes son los que más beneficios obtienen, pues el carácter obligatorio de adaptarse a la TDT requiere el cambio de todos los equipos, tanto domésticos como profesionales y los relacionados a la infraestructura. Así, el crecimiento de sus ventas está asegurado, con un ritmo vertiginoso en los dos años siguientes.

Así mismo, los operadores de red y las agencias publicitarias tendrán la oportunidad de llegar a nichos de mercado más especializados, gracias a la multiplicidad de canales. Y ya que tocamos este tema, la televisión digital les brinda a las televisoras los medios para diversificar sus señales, incluso en el mismo canal, pues podrán tener “subcanales” –2.5, 5.5, por ejemplo-.

Y justamente por esta diversidad de señales, las televisoras podrían experimentar dificultades, pues en el caso de México pasarían automáticamente a competir con otras dos señales nacionales y con los diversos canales privados que podrán captarse. Sin embargo, producto de esta competencia será el mejoramiento de la oferta de contenidos, pues tendrán el reto de captar a una audiencia cada vez más segmentada.

Los sistemas de televisión de paga también podrían experimentar problemas, pues la TDT tiene la capacidad de captar las señales de diversos canales privados, lo que seguramente se traduciría en una baja en la contratación de ese tipo de servicios.

En cuanto a los espectadores, la desventaja es que este cambio sólo es posible en los modelos recientes de televisión, mejor conocidos como “pantallas”; de hecho, la controversia generada en México ante el apagón analógico –el cual fue anunciado durante la administración del presidente Felipe Calderón, el 02 de septiembre de 2010- tiene que ver con que en nuestro país la mayoría de los televisores no están listos para este cambio, y la población no cuenta con los medios para adaptarse tan rápidamente a él.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), sólo el 13% de los hogares a nivel nacional se encuentran actualmente en condiciones de asumir el cambio a TDT. Sin embargo, el principal argumento de la Ifetel es que se les brindará apoyo a todos aquellos que no puedan asumir el costo de la transición, para que nadie se quede sin acceso al principal medio de información y entretenimiento de todo el país.

Así mismo, y muy contradictoriamente, la Latin American Multichannel Advertising Council (LAMAC) asegura que en México, la mitad de la población ya goza de la televisión digital por medio de los sistemas de paga. De acuerdo con esta organización, estos sistemas alcanzan a 44.9 millones de personas, lo que representa aproximadamente el 45% de la población mexicana. Esto se sustenta en que en el último año todos los sistemas de televisión pagada reportaron crecimiento en sus contratos, lo que derivó en un incremento del 12% y una estimación de 50% de penetración para finales de 2014.

Por otro lado, las ventajas que tendrá la implementación de la TDT en el país también son muchas, entre las más destacables:

– Nuevos canales que sólo pueden recibirse en TDT.

– Muy superior calidad de imagen (ausencia de ruido y doble imagen).

– Posibilidad de recepción con antena de interior activa.

– Sonido digital multicanal (calidad CD).

– Permite seleccionar imagen panorámica en formato 16:9.

– Subtítulos en la programación.

– Elección de idioma.

– Mayor número de canales e interactividad del espectador con la televisión.

– Multitud de servicios que la televisión analógica no puede ofrecer.

– Canales en formato de alta definición (HD).

TDT by GatoVulcano

Todas estas nuevas ventajas de la televisión digital seguirán siendo gratuitas. Hay dos formas de disfrutar de estos beneficios; una es contar con un televisor digital que cumpla con el estándar ATSC A/53 (MPEG-2 y/o MPEG-4). La otra, es conseguir un decodificador que permita que un televisor analógico reproduzca señales digitales.

También, contar con una antena aérea exterior o interior con buena recepción y con la instalación adecuada hacia el televisor o el decodificador. Es importante saber que si se tiene contratado algún servicio de televisión de paga (cable o satelital), la transición digital no tendrá efecto sobre la forma como se recibe el servicio.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), mediante su boletín “Brújula de Compra”, publicó que aún existe en el mercado una oferta significativa de televisores analógicos. En 2011, se vendieron 2,900,000 aparatos de televisión, de los cuales cerca del 52% contaban con tecnología analógica.

Para el año 2012, la cifra de televisores analógicos vendidos alcanzó la cifra de 1,070,000, cantidad realmente considerable si se toma en cuenta que se trata de una tecnología que dentro de poco será remplazada.

Los únicos televisores que están habilitados para recibir el estándar ATSC (Advanced Television System Committee), son los planos que cuentan con tecnología LED, LCD o Plasma, ligeros en comparación con su tamaño. Por el contrario, los aparatos no digitales tienen forma cuadrada, son pesados y en su mayoría utilizan tubos de rayos catódicos.

Por ello, la Profeco recomienda a quienes tienen pensado adquirir uno de estos aparatos que tomen en cuenta el futuro cercano de la televisión abierta, pues si no se compra hoy, mañana se deberá incurrir en un  segundo gasto al adquirir un nuevo televisor o un decodificador digital que les permita acceder al servicio.

El cambio en la forma de transmitir la programación televisiva no tiene por qué representar un problema ni generar un fuerte desembolso. Profeco e Ifetel sugieren consultar su documento “Quién es quién en los precios” antes de tomar cualquier decisión, así como a acudir al comercio formal, exigir precios a la vista y el respeto a las promociones, así como el comprobante de compra y la garantía del aparato en caso de cualquier falla o anomalía.

La conclusión del apagón analógico en México está sujeta a que el 90% de la población que actualmente depende de las señales abiertas cuente con aparatos receptores –ya sea televisor o decodificador- con tecnología digital.

Ante todas las implicaciones que este cambio tendrá, hay tener en cuenta que representa más beneficios que desventajas, y quizá ayude a hacer de la televisión mexicana un servicio con mayor diversidad y calidad en sus programaciones, además de que, paradójicamente, la volverá más incluyente una vez terminado el proceso.

Por Mariana Vega.