Home || Hasta el momento || Títulos y cédulas apócrifos, escalan la burocracia mexicana

Títulos y cédulas apócrifos, escalan la burocracia mexicana


viernes 1 de agosto de 2014

Con documentación apócrifa, funcionarios desempeñan puestos dentro del gobierno federal, misma que se convierte en un pase que asegura su escalda en diferentes cargos públicos.

En 2013, la falsificación de documentos registró un aumento considerable, de acuerdo a investigaciones realizadas por la Procuraduría General de la República (PGR), el Ministerio Público de la Federación inició tres mil 713 averiguaciones previas por este ilícito.

Tan sólo en el Distrito Federal, la PGR ha registrado un total de 13 mil 782 pesquisas iniciadas en los últimos siete años, lo que lo coloca a la cabeza de las falsificaciones, le sigue Baja California con mil 285, Jalisco con mil 231 y el Estado de México con mil 106.

Este delito no sólo representa penas para quienes expiden documentación falsa, también contempla a quien la solicita, y la utiliza para su propio provecho o para otro, o si con ella causa perjuicio a la sociedad, al Estado o a un tercero.

Pero la tecnología está a la orden y ha conseguido la imitación de hologramas y sellos a través de procesos tan sofisticados como los utilizados para la elaboración del papel moneda.

La Secretaría de la Función Pública (SFP), reportó que en 2013 fueron sorprendidos ostentado documentos falsos a siete empleados del Hospital Juárez de México, sin aclarar qué funciones desempeñaban.

El Código Penal Federal refiere que el delito de falsificación se castiga, tratándose de documentos públicos, con prisión de cuatro a ocho años y de doscientos a trescientos sesenta días de multa.

Quizá los funcionarios deberían saber que si la falsificación es realizada por un servidor público, la pena aumenta una mitad más.

doc_falsos_3

La SFP en 2011, presentó 21 denuncias penales ante la PGR por el delito de usurpación de profesión, contra 32 servidores públicos con cédulas y títulos profesionales falsos.

Otras investigaciones de la dependencia detectaron a 36 servidores públicos en el mismo año, que habían presentado documentación apócrifa en su ingreso a las Secretarías del Trabajo y de Salud.

En agosto de 2010, la SFP también presentó 22 denuncias penales contra funcionarios con documentación apócrifa.

Otro caso masivo de falsificación lo registró Petróleos Mexicanos (Pemex), al encontrar a 50 trabajadores de la región Norte (ahora exfuncionarios) trabajando con documentación ficticia, en cargos como gerentes, directores y empleados administrativos de rangos menores.

La falsificación permea en todos los niveles, y también alcanzó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que detectó a un servidor público de la entonces Dirección General de Recursos Humanos del alto tribunal, con un título falso como abogado.

El Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Edgar Elías Azar, informó que se trabaja en una serie de candados para la emisión de documentos, después de que hace unas semanas, seis reos lograron su salida del Reclusorio Oriente con documentación falsificada, que incluso convenció a los jueces involucrados de que dichos papeles contenían sus propias firmas.

doc_falsos_4En México la falsificación de documentos está a la medida del cliente, cualquiera que esta sea su demanda será posible, según rezan los pregones cercanos a la Plaza de Santo Domingo en el Distrito Federal, la realidad es que en cuestión de días u horas es posible contar con un título y cédula profesional.

Más allá de la industria de documentación apócrifa del país, se destapa la debilidad en los candados que deben, en teoría, impedir la duplicación de documentos. Y la falta de controles institucionales que verifiquen de forma cabal que quienes desean enfilarse en instituciones públicas, tengan la capacidad y la documentación para hacerlo.

Por Vianey Pichardo

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*