Home || Hasta el momento || México, perspectivas de crecimiento y el peor salario

México, perspectivas de crecimiento y el peor salario

El salario mínimo en el DF es de poco más de 65 pesos.

jueves 7 de agosto de 2014

De acuerdo al Artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su Fracción VI, se establece que los salarios mínimos deberán ser suficientes para satisfacer la necesidad de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y suficiente para proveer educación a sus hijos.

Así lo citó la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Barcena, en el marco del Foro Internacional Salario Mínimo, Empleo, Desigualdad y Crecimiento Económico.

Señaló que los bajos montos en los salarios de la región, se deben a la debilidad del mercado externo y al encadenamiento escaso del sector exportador con la actividad económica.

Por lo anterior, la política salarial es un elemento que deberá ser considerado en el diseño de las políticas macroeconómicas y sociales, para potenciar el consumo por medio de igualdad en la distribución del ingreso y en un patrón de crecimiento más incluyente.

Aunque lo más destacado de su discurso fue lo descrito en el estudio “Pactos para la igualdad hacia un desarrollo sostenible”, el cual señala a México como el único país latinoamericano sin un proceso de crecimiento y expansión del salario mínimo en la década pasada.

Por esta razón, México es el país que tiene los salarios mínimos más bajos del continente y es el único donde el salario se ubica por debajo del umbral de pobreza per capita –por persona- y se ubica en 0.66%.

Con el salario mínimo actual se puede adquirir solo 22% de lo que se puede adquirir en la década de los 70

Dicho informe detalla que cerca del 14% de los ocupados reciben menos del salario establecido por la ley, y dos de cada cinco reciben dos salarios. Esto resulta en una pérdida de cerca del 70% del poder adquisitivo y en un estancamiento que viene desde la década de los 80.

Las alzas graduales en el salario contribuyen a reducir la desigualdad y no presentan efectos adversos al empleo o la informalidad

Importancia del salario mínimo

En México, el salario mínimo es un ancla nominal para el mercado de trabajo y  la economía, ya que sustenta varios beneficios sociales, por ejemplo becas o pensiones, mismos que se determinan en base al valor del salario mínimo.

La caída del valor del salario mínimo en México viene desde la década de los 80

varo

Al segundo trimestre del 2013, los salarios se han dividido de la siguiente forma: un salario mínimo es repartido entre 13.6%; de uno a dos, 24.7%; de dos a tres, 20.1%; de tres a cinco, 15.5%; más de cinco, con 7.5%; el porcentaje de los ocupados sin ingresos representan 7.9%; mientras que los ocupados con ingreso no especificado representa 10.7%.

Salario mínimo comparado con América Latina

La relación del salario mínimo con el umbral de pobreza en la región varía, y rondó desde 0.66 hasta 3.18 en Costa Rica. De acuerdo a la Cepal, para superar el umbral en una familia de cuatro integrantes con dos ingresos, la relación debe superar 2.0.

De los 17 países que integran la región, solo ocho alcanzaron dicho índice en 2011, y es México el único país con el valor del salario mínimo por debajo del umbral de la pobreza.

En el periodo señalado, el promedio de salarios pasó de 158 a 298 dólares, siendo Bahamas quien registró el monto más alto, 693 dólares, y siendo México el mínimo con 112 dólares. Sobre el mismo punto, son Bahamas, Costa Rica, Ecuador y Paraguay los que registran montos más altos; México es el caso opuesto.

Debate sobre el aumento

Al respecto, Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno del Distrito Federal señaló que el país pasa por una precarización de empleos por lo que es necesario debatir sobre el fortalecimiento del salario mínimo.

Es importante para la capital como para el país que el salario mínimo sea definido por pago de trabajo y no por un decreto, es decir que el salario sea la remuneración de una jornada completa de trabajo.

En la Ciudad de México, 800 mil personas ganan un salario mínimo, lo que significa, un 9% de la población económicamente activa de la capital

Por otro lado, impulsa el análisis de las consecuencias inflacionarias, así como el lograr la desvinculación y el considerar al salario como una remuneración para los trabajadores. La productividad deberá ser un mecanismo por el cual se eleve el salario.

Este es el punto de inflexión entre los promotores del aumento y la iniciativa privada, en donde se establece que se debe desvincular, como se mencionó, como unidad económica y debe considerarse la disminución del impuesto a la nomina; deberá haber más inversión y productividad; eliminar elementos burocráticos que frenen la apertura de empresas y la disminución del gasto corriente por parte de gobiernos.

De hacerse un aumento de salario por decreto se provocaría desempleo, el cierre de empresas y una tendencia inflacionaria que afectaría a los trabajadores

Tomás H. Natividad, presidente de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), ha señalado que un aumento por decreto, resultaría en una pérdida de empleos y la quiebra de empresas.

Por otro lado, José Manuel Sánchez, presidente del Comité de Enlace de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), estima que debe considerarse una disminución en el Impuesto Sobre la Nómina, de forma que las empresas puedan transferir dicho excedente a sus trabajadores.

José Luis Carazo, secretario del Trabajo de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), estipula que se deberá reducir las cargas tributarias que permitan mayor competitividad y gobiernos productivos y eficientes para un mejor aprovechamiento de los recursos.

Por su parte, Rafael Avante, subsecretario de Trabajo y Previsión Social detalló que el Gobierno se ha propuesto tres metas en lo relacionado al salario: se buscará la homologación del salario mínimo a nivel nacional; será desvinculado de las disposiciones normativas y se impactará en el poder adquisitivo de los trabajadores.

Además pidió separar el debate del salario mínimo con cuestiones políticas, ya que es un asunto de factores de producción y no partidista; no se trata de la popularidad de un partido u otro sino de variables económicas que beneficien a la ciudadanía.

Representando al resto de la población, en calidad de rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles urgió atención a sectores desprotegidos, y atender los temas de salarios, empleo, desigualdad y crecimiento económico.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*