Home || Magazine || Estado Islámico, desestabilizador mundial

Estado Islámico, desestabilizador mundial


viernes 22 de agosto de 2014

La creciente tensión internacional, provocada por los conflictos en Israel en contra del grupo radical Hamás y el conflicto ruso – ucraniano, parece no ser lo único que pone en jaque a la comunidad mundial, el conflicto, aparentemente nuevo, es el ascenso del poder del Estado Islámico en Irak, que supone la exterminación de todo aquel que no se convierta al Islam, aunado a la proclamación de un califato en el corazón de Medio Oriente.

El Estado Islámico (EI), antes conocido como Estado Islámico de Irak y Levante (Siria), ISIS, es una ramificación de Al-Qaeda –organización paramilitar yihadista afgana- encabezada por Abu Bakr al Baghdadi.

Surge en 2004, en Irak, como el «Grupo Monoteísmo y Yihad», coincidiendo con el establecimiento de Al Qaeda en el país y a iniciativa del terrorista jordano Abu Musab al Zarqaui. Durante meses se atribuye múltiples atentados en Bagdad, y para finales de ese año cambian su denominación a «Seguidores de Al Qaeda y la Guerra Santa en Mesopotamia».

En 2006, la organización se coaliga con otros grupos de Muyahidín y pasa a denominarse Estado Islámico de Irak, que incluye zonas de Bagdad y las provincias de Al Anbar, al oeste de la capital, Diyala, Saladino y Ninive, situadas al norte, todas ellas de mayoría suní.

En tanto, Abu Omar al Bagdadi, asume el mando tras la muerte en un bombardeo aéreo estadounidense de Al Zarqaui.

Actualmente, el Estado Islámico es liderado por Abu Bakr al Bagdadi, quien asumió el mando después de la muerte en 2010, de Abu Omar al Bagdadi.

En junio de 2014, el grupo extremista se apodera de la ciudad iraquí de Mosul. Y es el 29 de ese mismo mes cuando el grupo declara la instauración de un Califato que se extiende desde Diyala, en el este de Irak, hasta la ciudad siria de Alepo.

Militantes del Estado Islámico-02

Terror para gobernar

La ideología del EI, se basa en la interpretación literal e intransigente del islam sunnita –son los musulmanes más ortodoxos y suman en el mundo mil 200 millones- y están en pugna por el poder tras la caída de Saddam Hussein, que actualmente ostentan los chiitas –red musulmana más laxa en cuanto a valores y el Corán–.

De acuerdo a Chuck Hagel, secretario de Defensa de Estados Unidos, el EI va más allá de un grupo terrorista que combina ideología con habilidades militares tácticas y estratégicas, además de contar con un buen financiamiento.

Aunado a la capacidad financiera, el EI ha puesto en la mira a Irak, que parecía ser un estado moderadamente tranquilo, debido a sus métodos y prácticas de terror para sumar a sus filas a los no conversos al Islam.

Según la periodista iraquí Mina al Orabi, subeditora del periódico Ash Sharq al Awsat, el avance del Estado Islámico se debe, en gran parte a las técnicas modernas de conquista: el uso de la fuerza y el apoyo a tribus y milicias locales, por medio de tratos secretos.

“Muchos de estos acuerdos basados en el terror, otros para cubrir necesidades temporales y un último factor, el intercambio financiero entre distintas pandillas locales”

Los escenarios que se presentan en el norte de Irak dejan entrever la crueldad con que se manejan, una serie de medidas medievales y hasta barbáricas son la forma de convertir a todo aquel que no sea sunita, incluso a los sunníes que estén en contra de la ideología ortodoxa.

Ejecuciones del Estado Islámico-01

En un principio, la ofensiva norteamericana se basó en el hecho de que poblaciones cristianas que vivían en el norte del país –aproximadamente 300 mil personas- corrían peligro por las medidas extremas de sumisión por parte del grupo extremista.

Los métodos utilizados por el EI van desde asesinatos comunales, empalamientos, decapitaciones y descuartizamientos, como métodos más extremos, hasta violaciones y ahorcamientos como medidas más laxas.

Los Yazidíes, grupo minoritario de alrededor 500 mil personas, que profesan la religión del mismo nombre, Yazidismo, también corren peligro ya que no comparten el mismo credo sunita de los yihadistas.

También se encuentran los chiitas o chiíes, quienes son “enemigos naturales” de los sunitas al no concebir el Islam de la misma forma, además de estar en conflicto por el poder político que ostentan desde 2003 tras el derrocamiento de Saddam Hussein.

Se calcula que la población sunita representa 80% y los chiitas solo 10%

Un último actor contra el que se levantan es Estados Unidos, responsable de la inestabilidad, no solo en Irak, sino en Medio Oriente. Tan solo el martes se difundió un video en el que se muestra el repudio por los norteamericanos y donde se decapita al periodista James Foley, de origen estadounidense, como un método de presión.

Petrodólares alimentan la guerra Santa

Sin especular sobre el fondo de esta organización, es considerada el grupo terrorista más rico del mundo. Autoridades iraquíes estiman que los fondos de financiación del EI ascienden a dos mil millones de dólares.

En una serie de declaraciones, Nuri al Maliki, ex premier ministro de Irak (dimitió a principios de agosto de este año), acusó en reiteradas ocasiones a Arabia Saudita de brindar ayuda económica al EI, aunado al apoyo moral.

De acuerdo con el director del Centro para la Investigación sobre el Mundo Árabe de la Universidad de Maguncia (Alemania), Günter Meyer, «la fuente más importante de financiación del Estado Islámico hasta la fecha proviene de los países del golfo Pérsico, sobre todo de Arabia Saudita, pero también de Catar, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos», todos miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Otra supuesta fuente de ingresos, aun no confirmada, es la venta de crudo procedente de los pozos que tienen bajo su control, lo que deja ganancias por un millón de dólares al día, aunque según los expertos, los ingresos podrían ascender hasta los tres millones diarios y alcanzar los 100 millones de dólares al mes.

Cabe destacar que Irak pertenece a la OPEP, y tiene una producción de dos mil 980 barriles diarios.

Un método más rudimentario pero eficaz, es la extorsión a través de la imposición de “impuestos” en las zonas controladas, lo que afecta la economía local e internacional, incluso se prevé que Gobiernos estén sometidos a tales prácticas.

Estas son sólo algunas de las fuentes de los recursos del EI, sin embargo, todavía se desconoce exactamente de dónde procede esa acrecentada riqueza.

Ley Sharia

El origen de la palabra ‘Sharia’ está en ‘camino’. El conjunto de normas religiosas, y en ocasiones también civiles, para que los musulmanes que viven bajo ellas sigan el ‘camino recto’.

El objetivo del EI, es establecer un Estado Islámico, o un Califato, regido bajo la ley islámica o Ley Sharia, mismo que este bajo el mandato de un Califa.

Fue el 29 de junio pasado –fecha coincidente con el inicio del Ramadán– cuando Abu Bakr al Baghdadi, proclamó unilateralmente el califato con voluntad y extensión de todo el mundo musulmán.

Ley Sharia del Estado Islámico-03

El establecimiento del califato estuvo acompañado por su autoproclamación como Ibrahim, imán y califa de todos los musulmanes, con lo que se llamaba a todos los musulmanes del mundo a concentrarse bajo el nuevo Estado Islámico.

El Estado Islámico, de acuerdo a al Baghdadi, abarcaría Siria y una parte de Irak, aunque las pretensiones van más allá de Medio Oriente: el norte de África, Asia, India, pasando por los Balcanes hasta Austria, España y Portugal.

En días recientes, militantes del Estado Islámico han sido sorprendidos participando en regiones fuera del país, como Indonesia y Estados Unidos, lo cual genera preocupación por la inestabilidad que podrían generar a nivel mundial, debido a su extremismo.

EI en el futuro

El General Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos se ha mostrado un tanto distraído en la cuestión iraquí, puesto que no se ha definido una nueva táctica para combatir el fenómeno creciente.

Por otro lado, países como Francia, Italia y Canadá se han mostrado a favor de erradicar la amenaza, no solo por la seguridad de los habitantes, sino por la seguridad internacional, que está a la merced de terroristas.

Shiraz Maher, experto de la Yihad de la Universidad King´s College en Londres, de no alcanzar un acuerdo occidental en contra de la amenaza, para combatir y despojar al EI de las tierras que posee, es poco probable que por medio de ataques sistemáticos se logre detener el andar del grupo.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*