Get Adobe Flash player

OPINIÓN
Por Ignacio Beteta V.



Grecia, con el 2% del euro, pone en jaque hasta al peso mexicano: ¿Por qué? 

Grecia ha sido incapaz de formar un gobierno de coalición que ratifique un compromiso de pago de su deuda pública, la cual ya recibió importantes quitas, hasta del 50 % de su valor en euros.  Esta situación ha generado un ambiente de incertidumbre financiera, que iría desde el incumplimiento de sus pagos hasta el abandono del euro como moneda de curso legal en el país.  En un mundo global, cuando se genera este entorno de perplejidad, no obstante que su causa sea originada por un país cuyo PIB no represente más del 2 % del PIB de la eurozona, las grandes tesorerías venden sus posiciones de activos de economías emergentes y adquieren dólares, lo que devalúa las monedas de esos países, entre ellas, la del peso mexicano respecto del dólar estadounidense.

I. La crisis en Grecia y la zona euro. La crisis en Europa ha dado lugar a que las poblaciones desesperadas por revertir su actual situación económica busquen nuevas formas de gobernar. 

En España, en diciembre de 2011, Rajoy, del partido conservador, Partido Popular, derrota al partido socialista, PSOE.

En Francia, en mayo de 2012, triunfa Hollande, representante del Partido Socialista, derrota a Sarkozy del Partido Conservador, Unión por un Movimiento Popular, que pretendía la reelección.

En Grecia, el actual régimen de Károlos Papoúlias no logra crear consenso en el Congreso para instaurar un gobierno de coalición que honre los compromisos adquiridos por el gobierno anterior para el pago de la deuda pública.

Grecia, cuyo PIB solo representa el 2 % de la zona euro, pone en jaque al mundo


Sus indicadores reflejan una economía con fuertes desequilibrios: el desempleo cercano al 20 %, la deuda externa del 160 % y el déficit público 8 %, ambos porcentajes como proporción del PIB. El incumplimiento del pago puntual de la deuda tendría las siguientes implicaciones para ese país del Mediterráneo.

Cuestionamientos sobre la efectividad de las políticas de ajuste económico en la eurozona como solución al problema actual. Esos compromisos consideran la reducción brutal del gasto público y de los salarios, así como el aumento de impuestos para restaurar el equilibrio financiero del gobierno y la competitividad, en cuanto a costos, de las economías.

Pérdidas potenciales para los tenedores de papel de deuda griega, entre ellos, bancos europeos, ante el incumplimiento de pago.

Consideración del abandono del euro como moneda de curso legal (ver apartado III).

Contagio de inestabilidad financiera a otros países, principalmente a España e Italia.

II. ¿Dónde se refleja la crisis? La crisis financiera analizada se refleja en el mundo de los negocios de diversas maneras, entre las cuales destacan:

Caída en las bolsas de valores internacionales.

Alza en las tasas de interés en euros.

Elevado desempleo y reducidas expectativas de crecimiento económico.

Devaluación del euro frente al dólar, según se aprecia en la siguiente gráfica.


Depreciación de las monedas de países de economías emergentes frente al dólar.  El peso mexicano no escapa a los vaivenes de la incertidumbre de los mercados financieros, no obstante la prudencia en el manejo de su política económica y el nivel de reservas internacionales, que ascienden a 154,000 millones de dólares, más del doble de la deuda externa del gobierno federal. 


III. Costo de dejar la eurozona. Cuando se habla del costo para Grecia de abandonar la eurozona no debiera olvidarse que en este país el ingreso per cápita en dólares actualmente es de 27,000 dólares anuales. En 12 años, de 1999 a 2011, aumentó 2.2 veces, al haberse obtenido acceso al crédito internacional y por el ingreso de inversión extranjera, así como a la reactivación del crédito interno, por dos motivos fundamentales, al adoptar una moneda sólida como medio de pago convencional:

Eliminó el riesgo de devaluación de su moneda local.

Las tasas de interés se redujeron sustancialmente.

Abandonar la eurozona tendría importantes consideraciones para la economía griega, que no necesariamente significan una salida fácil a su situación actual. Entre los problemas por afrontar estarían los siguientes:

La dificultad para obtener financiamiento internacional.

Consecuentemente, la necesidad del gobierno griego de emitir dracmas para cubrir sus gastos.

La implementación del dracma como moneda de curso legal, sustituyendo los depósitos de la gente en euros por dracmas.

El alza en las tasas de interés que se aplicarían a los créditos ya otorgados en euros, al sustituirse por deudas en dracmas.

La incertidumbre en el comercio internacional ante una moneda  local débil con un tipo de cambio fluctuante.

El efecto demostración o contagio sería muy nocivo para otras economías, como las de Portugal, España e Italia, que se podrían ver afectadas principalmente por:

Dificultad para tener acceso a los mercados financieros internacionales.

Corrida contra los depósitos de sus sistemas financieros, al rechazar la población que sus depósitos en euros se mantuvieran en sus países de origen por el temor de ser reemplazados por nuevas monedas locales. Lo que se traduce en el debilitamiento de su sistema financiero.

CONCLUSIONES
Grecia, una economía pequeña, con problemas y ligada al sistema financiero internacional a través del euro desestabiliza las monedas de los países emergentes y llega a cuestionar cuáles deben ser las medidas apropiadas para salir de la recesión que afecta a la mayoría de los países de Europa. No habrá recetas suaves para corregir los desequilibrios de aquellos países.  Sin embargo, lo que es posible es que los ajustes se lleven a cabo en periodos más prolongados, para que sean menos severos en el corto plazo. 

Esa es la posición de Hollande en Francia y es muy probable que sea secundada por Grecia a partir de las elecciones, convocadas para mediados de junio de 2012.  Lo importante es desactivar las bombas políticas que transmitan inseguridad a los mercados financieros internacionales, de que un cambio en un gobierno de un país se puede traducir en el incumplimiento de pagos de deudas soberanas, especialmente después de la reestructuración de esas deudas.

México, por su parte, mantiene su estabilidad financiera, pero el tipo de cambio está sujeto a la inestabilidad financiera internacional. Los indicadores macroeconómicos actuales son congruentes con un tipo de cambio ligeramente por debajo de los 13 pesos por dólar. Es difícil predecir cuándo se restablecerá ese equilibrio. Deberá dársele seguimiento cercano al desarrollo de las economías europeas y a sus soluciones.

* El autor es economista por la Universidad Anáhuac, con maestría en finanzas en
San Diego State University; catedrático, investigador y consultor.

ÚLTIMAS COLUMNAS


12-18/may/2012
Día de las madres $35,000 millones, ¿qué tan significativo?


5-11/may/2012
REMESAS: ¿fuente de riqueza
o reflejo de pobreza?

28/abr-4/may/2012
Europa en recesión:
¿cuánto nos afecta?


21-27/abr/2012
La expropiación de YPF, tango argentino que sorprende y confunde a la economía global


14-20/abr/2012
¿Debe inquietarnos
el brinco del peso?


31/mar-6/abr/2012
La mesa está puesta para acelerar el crecimiento económico

24-30/mar/2012
Ventas al menudeo superan expectativas (4.4% anual en enero 2012)

17-23/mar/2012
Mexican housing day 2012 –
la transformación del mercado hipotecario


10-16/mar/2012
Brasil: modelo de cambios estructurales a seguir


3-9/mar/2012
¿Se debe satanizar al euro?


25/feb-2/mar/2012
¿Primer paso para aumentar la producción de petróleo?

18-24/feb/2012
Economía informal: alcanza a derechohabientes del IMSS


11-17/feb/2012
El problema del alto nivel de desempleo entre jovenes


4-10/feb/2012
Se cumple previsión: Peso mexicano a menos de $13
por dólar


28/ene-3/feb/2012
Nueva planta de nissan, simbolo del fortalecimiento automotriz en méxico

21-27/ene/2012
Mejora el panorama mundial

14-20/ene/2012
Indicadores macroeconómicos para una estrategia comercia

7-13/ene/2012
Rendimiento de inversiones 2011 y perspectivas 2012

Relación Inversa entre
el Costo de La Mano de
Obra y del Dinero


La industria automotriz, un ejemplo de cluster exitoso

Permanencia del euro,
un tema de confianza


Las subastas de dólares
revaluarán el peso por 

debajo de los 13


Las sorpresas del PIB 
en el tercer trimestre


Paul Krugman en la Ciudad 
de las Ideas