Get Adobe Flash player

OPINIÓN
Por Ignacio Beteta V.



Grecia no quiere pagar – México recurre a subastas
de dólares 

Después de la crisis de 2009, Grecia no tenía forma de cumplir con el pago de su deuda pública.  Sus acreedores, principalmente bancos europeos, le otorgan quitas de hasta de 50% de descuento, a cambio de asumir un compromiso de austeridad económica.  El programa considera reducir el gasto de gobierno, elevar ingresos públicos a través de impuestos y disminuir salarios, entre otras medidas.  De esta manera, el gobierno griego recibiría financiamiento del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional para poder cumplir con sus pagos. El grave problema para el gobierno griego es la contracción prevista para 2012, de poco más de 7%, que conlleva este plan de ajuste económico.

El posible incumplimiento de pagos por parte de Grecia ha generado gran preocupación en los mercados internacionales que se ha reflejado en una depreciación del Euro respecto del dólar norteamericano, misma suerte que le han seguido monedas de economías emergentes entre ellas el peso mexicano.  Esta moneda ha tenido que ser apuntalada mediante subasta de reservas del Banco de México para evitar que una paridad mayor a 14 pesos por dólar conlleve a un nuevo equilibrio de las variables macroeconómicas que implicaría mayor inflación, tasas de interés y menor crecimiento económico.

I.- La salida del Euro no resuelve la vida de Grecia.
Si el gobierno griego decide salirse del Euro, de todas maneras tendrá que afrontar las consecuencias de una contracción económica.

El acceso al financiamiento internacional sería muy limitado lo que reduciría su acceso a las importaciones en detrimento de su industria y bienes de consumo. 

La amenaza de abandonar el Euro iría en detrimento de su sistema financiero al gestarse un problema de desintermediación en la medida en que se presente una fuga de Euros de las cuentas bancarias griegas, antes de que se llegara a decidir abandonar al Euro como la moneda de curso legal.

La emisión de una moneda local, como sería la dracma, tendría que ir aparejada de un ajuste fiscal, ya que una emisión indiscriminada de circulante se traduciría en una hiperinflación y devaluación continúa.

En síntesis, Grecia no se puede escapar de un ajuste fiscal en su economía.  Lo que sí estamos seguros, es que sus dirigentes están buscando alternativas que les permitan que en el corto plazo el ajuste económico sea el menos severo.

II.- ¿Qué refleja la depreciación del peso respecto del entorno internacional?


La actitud del gobierno griego respecto de la falta de seriedad para cumplir con sus obligaciones de su deuda externa, se ha traducido en nerviosismo para el mundo financiero. Ello se debe a que la mayor parte de los tenedores de deuda griega son bancos comerciales europeos.  En la medida en que haya un incumplimiento en los pagos por parte de Grecia, los bancos tienen que registrar esa pérdida, lo que reduce su capacidad de otorgar créditos, en detrimento del crecimiento económico.  Bajo este escenario, los gobiernos tendrían que “apoyar” la posición financiera de esas instituciones, para lo cual tendrían, o que recurrir a recursos fiscales o al Banco Central Europeo como prestamista de última instancia.  Ambas soluciones son complejas, lo que se lleva a que las grandes tesorerías prefieran al dólar norteamericano en detrimento del Euro o monedas de países emergentes.  Entre éstas, se encuentra el peso mexicano. 

La crisis internacional, que se inició en 2008, depreció al tipo de cambio de un nivel de $10.03 de mediados de 2008 a $15.09 al cierre de febrero de 2009. 

Posteriormente, conforme se fue solventando la crisis financiera en los EUA, el peso se revalúo hasta llegar a $11.50 en abril de 2011. 

Sin embargo, la continúa incertidumbre en los mercados financieros europeos han depreciado al peso mexicano, situación que se ha exacerbado con la amenaza de abandono del Euro por parte de Grecia.

III.- La intervención del Banco de México.

El 23 de mayo de 2012, el Banco de México intervino en el mercado de cambios para evitar una mayor devaluación del peso frente al dólar que ya rebasaba los $14 pesos en su cotización interbancaria. 

La política de un tipo de cambio flexible ha sido la correcta para la economía mexicana.  Las fluctuaciones abruptas a partir de 2008 se deben a la incertidumbre financiera internacional.  El propósito de Banxico de apoyar al peso cuando supera la barrera de los $14 pesos por dólar se debe a que una depreciación de la moneda mexicana se debe a que esa paridad generaría presiones inflacionarias, alza en las tasas de interés y ello conduciría a un menor crecimiento.

Dentro de las medidas más relevantes a fortalecer el peso se encuentra la acumulación de reservas internacionales que superan, en más del doble, a la deuda pública externa del gobierno federal.


Como medidas adicionales que apoyan una paridad del peso frente al dólar están:

Tasas de interés mayores a las del extranjero.  La tasa del bono gubernamental de México a tres meses es de 4.41%, mientras que en los EUA es de 0.08%.

El déficit en cuenta corriente es de menos del 1% del PIB, cifra inferior a su valor crítico de riesgo de 3%.

El precio promedio del  petróleo a lo largo del año es de $100 dólares por barril, superior a la cifra presupuestada de $84.9 dólares por barril.

CONCLUSIONES.

Grecia no tiene escapatoria a la implementación de un plan de austeridad, ya sea dentro del Euro o abandonándolo.  Esta última opción le será mucho más onerosa en el largo plazo.  Hoy está buscando mejores condiciones para implementar su plan de austeridad.

El peso mexicano será apoyado mediante subastas para no superar la cotización de $14 dólares.  Su tendencia será la de revaluarse por debajo de los $13 pesos/dólar, pero la velocidad de ajuste estará sujeta a la estabilidad financiera internacional.

* El autor es economista por la Universidad Anáhuac, con maestría en finanzas en
San Diego State University; catedrático, investigador y consultor.

ÚLTIMAS COLUMNAS


19-25/may/2012
Grecia, con el 2% del euro, pone en jaque hasta al peso mexicano: ¿Por qué?


12-18/may/2012
Día de las madres $35,000 millones, ¿qué tan significativo?


5-11/may/2012
REMESAS: ¿fuente de riqueza
o reflejo de pobreza?

28/abr-4/may/2012
Europa en recesión:
¿cuánto nos afecta?


21-27/abr/2012
La expropiación de YPF, tango argentino que sorprende y confunde a la economía global


14-20/abr/2012
¿Debe inquietarnos
el brinco del peso?


31/mar-6/abr/2012
La mesa está puesta para acelerar el crecimiento económico

24-30/mar/2012
Ventas al menudeo superan expectativas (4.4% anual en enero 2012)

17-23/mar/2012
Mexican housing day 2012 –
la transformación del mercado hipotecario


10-16/mar/2012
Brasil: modelo de cambios estructurales a seguir


3-9/mar/2012
¿Se debe satanizar al euro?


25/feb-2/mar/2012
¿Primer paso para aumentar la producción de petróleo?

18-24/feb/2012
Economía informal: alcanza a derechohabientes del IMSS


11-17/feb/2012
El problema del alto nivel de desempleo entre jovenes


4-10/feb/2012
Se cumple previsión: Peso mexicano a menos de $13
por dólar


28/ene-3/feb/2012
Nueva planta de nissan, simbolo del fortalecimiento automotriz en méxico

21-27/ene/2012
Mejora el panorama mundial

14-20/ene/2012
Indicadores macroeconómicos para una estrategia comercia

7-13/ene/2012
Rendimiento de inversiones 2011 y perspectivas 2012

Relación Inversa entre
el Costo de La Mano de
Obra y del Dinero


La industria automotriz, un ejemplo de cluster exitoso

Permanencia del euro,
un tema de confianza


Las subastas de dólares
revaluarán el peso por 

debajo de los 13


Las sorpresas del PIB 
en el tercer trimestre


Paul Krugman en la Ciudad 
de las Ideas