OPINIÓN
Por Ignacio Beteta V.
Crédito de nómina:
¿trampa o ayuda? 
El crédito de nómina puede aportarle beneficios o presiones innecesarias al acreditado, dependiendo de su nivel de endeudamiento, su capacidad de pago y del destino de los recursos contratados. Cuando las políticas de otorgamiento de crédito se relajan se observa una fuerte propensión de los consumidores a sobreendeudarse y el incremento en la cartera vencida de las entidades financieras.

I. ¿Qué es el crédito de nómina?

• Es un préstamo personal que una institución financiera le otorga a personas físicas que reciben sus salarios mediante depósitos en cuentas personales provenientes de recursos que el patrón le entrega a la institución financiera.

• El préstamo es a tasa fija, con plazo y pagos fijos, y sin penalidad por prepago.

• Los pagos correspondientes son descontados automáticamente por la entidad financiera en el momento en que se les deposita el salario.

• El crédito se otorga mediante la relación que se establece entre un trabajador y la institución financiera y no requiere garantía ni aval. Cuando el trabajador pierde la relación laboral con el patrón el riesgo de cobranza se incrementa para la institución financiera.

• El otorgamiento se hace mediante un trámite sencillo. En algunos casos la disposición de los recursos puede hacerse en un cajero automático.

• El crédito de nómina ofrece menores tasas de interés que las cobradas por las tarjetas de crédito, como se puede observar en el siguiente cuadro.



II. El crédito de nómina supera al crédito al consumo, aunque se eleva su cartera vencida

• Los créditos de nómina en el periodo comprendido entre marzo de 2011 y marzo de 2012 muestran un crecimiento superior al de la cartera total de consumo. Mientras que el crédito total al consumo se incrementó en 20.5 % en este periodo, el crédito de nómina lo hizo en 67 %.



• La CNBV advirtió que el elevado crecimiento del crédito de nómina se puede convertir en un problema de sobreendeudamiento, parecido al que presentaron las tarjetas de crédito entre 2005 y 2008, debido al relajamiento en las políticas de crédito para su otorgamiento. Asimismo, durante periodos de crisis económicas, como las iniciadas en 1996 y 2009, se eleva el índice de cartera vencida debido a que se deteriora el entorno laboral.



• En marzo de 2012 el crédito de nómina representó el 20 % del crédito al consumo, mientras que en el mismo mes del año anterior fue equivalente al 14 %.

• El índice de cartera vencida del crédito de nómina no es muy elevado (2.6 %), a pesar de que se ha duplicado en el último año. Sin embargo, debe observarse como una señal de alerta.

• El riesgo de incumplimiento de pago de los créditos otorgados a una persona es mayor cuando contrata un crédito de nómina, ya que su ingreso disponible es menor.

III. Responsabilidad de las entidades financieras y los acreditados



• BANCA

• No sobreendeudar al cliente. Para otorgar un crédito de nómina, la institución financiera debe llevar a cabo un análisis de la capacidad de pago del cliente, revisando otros préstamos que el consumidor tenga en el sistema financiero o con empresas comerciales.

• No debe dejarse llevar únicamente por la facilidad de cobro directa sobre la nómina, sino vigilar el comportamiento de la cartera.

• No debe empujar esquemas de crédito de nómina de largo plazo que le generen al acreditado una esclavitud de pagos que parezcan interminables.

• ACREDITADO

• Debe aprovechar las ventajas de un crédito de nómina cuando una menor tasa de interés con pagos y plazo fijo le signifique una ventaja, ya sea para liquidar un crédito más oneroso o destinar los recursos para completar el pago de un activo fijo, como una vivienda o un automóvil, o mejorar su casa e inclusive disfrutar un viaje bien programado.

• Debe estar consciente de su capacidad global de pago y del plazo de los compromisos.

Conclusión

Hacer menos rigurosos el otorgamiento y la contratación de créditos conduce al incremento de la cartera vencida de las instituciones y al deterioro en el nivel de vida de los acreditados. En contraste, el uso adecuado del crédito es un punto fundamental para fortalecer la demanda agregada de la economía y la salud del sistema financiero.

ÚLTIMAS COLUMNAS