OPINIÓN
Por Ignacio Beteta V.
G-20: ¿Logrará Estabilidad
y Crecimiento?  
El Grupo de los 20 (G-20) en la Cumbre de Los Cabos, en México, en junio de 2012, acordó fortalecer la capitalización del FMI como una medida para apoyar las economías con problemas económicos y financieros y con ello disminuir la volatilidad de los mercados y procurar el crecimiento. Esta medida será efectiva siempre y cuando el sistema financiero esté correctamente regulado. Asimismo, se insistió en el libre comercio y en el rechazo al proteccionismo, como instrumentos de crecimiento.

I. La capitalización del FMI para la estabilidad económica mundial

El G-20 es el foro más importante de cooperación en las áreas relevantes de la agenda económica y financiera internacional, que reúne las economías avanzadas y emergentes más importantes del mundo. Esta organización está integrada por 19 países miembros y la Unión Europea, que en conjunto representan cerca de 90% del PIB mundial, 80% del comercio global y dos tercios de la población total. Entre los objetivos de esta organización se encuentran la coordinación de políticas entre sus miembros para lograr la estabilidad económica mundial y el crecimiento sostenible. En la Cumbre de Los Cabos acordaron elevar la capitalización del FMI para contar con más recursos para la ayuda a países con desequilibrios financieros. El acuerdo fue que el FMI recibirá recursos adicionales (456,000 millones de dólares) que incrementarán en 118% el monto que recibe actualmente (385,000 millones de dólares) en concepto de cuotas por parte de los países miembros (ver las proporciones que se indican en la siguiente gráfica).



Para la obtención de datos numéricos ver www.imf.org

El FMI y el BCE tendrán más recursos para apoyar a las economías con problemas, incluyendo su sistema bancario, siempre y cuando presenten programas que les permitan que HOY salgan adelante y que MAÑANA puedan cumplir con sus pagos. México contribuirá con $10 000 millones de dólares, lo que representa un 2.2% del total.

Estados Unidos no participará en esta aportación adicional debido a su alta participación en las cuotas; México contribuirá con unos $10,000 millones de dólares, lo que representa un 2.2% del total. Con el fin de minimizar la recesión en Europa, se utilizarán recursos del FMI, del Banco Central Europeo (BCE), para apoyar las economías de la Zona Euro y capitalizar la banca española.

II. La regulación financiera internacional.

Otro de los propósitos del G-20 es la promoción de regulaciones financieras que permitan disminuir el riesgo y prevenir nuevas crisis, para lo cual busca una reingeniería de la arquitectura financiera internacional. Entre las medidas propuestas de manera universal estará la supervisión bancaria, la capitalización de los bancos y los seguros de depósito para los ahorradores.

Respecto a la situación financiera de Europa, se buscará una unión bancaria que ofrezca garantías de los países que conforman este bloque, con el fin de dar seguridad a los depósitos de los ahorradores y de contar con una autoridad central que monitoree los bancos. Esta estrategia será fundamental para dar confianza a los mercados de la unión económica y monetaria que pretende consolidar el bloque de países que han adoptado al euro como moneda de curso legal.



Los países de la Zona Euro buscarán una unión bancaria, adecuadamente regulada, con el propósito de fortalecer el euro y mantenerlo como la moneda de curso legal.

III. El libre comercio y el Acuerdo EstratégicoTrans-Pacífico

El G-20, en su propósito de procurar el crecimiento mundial, insistió en que el libre comercio es uno de los instrumentos fundamentales, por lo que las medidas proteccionistas deberán disiparse. En este contexto, Estados Unidos invitó a México a ser parte del Trans-Pacific Strategic Economic Partnership (TPP) o Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico para participar en el comercio con los países asiáticos que presentan los mayores índices de crecimiento económico. Para México, la estrategia será combinar sus ventajas competitivas con las de Estados Unidos para poder destinar mayor volumen de exportaciones hacia esos países.

En el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico se incluirán temas como: protección a la propiedad intelectual, estándares anticorrupción, protección de datos, libertad económica, reglas de origen y estándares laborales.

México deberá aprovechar su experiencia con el TLCAN y el impulso de nuevos empresarios mediante organizaciones como el B-20, que estuvo presente en Los Cabos como parte del G-20, que coadyuvan a estimular la actividad empresarial.



Con la invitación de Estados Unidos, a formar parte del Acuerdo Trans-Pacífico, México buscará mayor integración con ese país, aprovechando las ventajas competitivas de cada uno para participar en el mercado asiático. La destreza empresarial de los mexicanos será fundamental.

Conclusión

Todos los países miembros del G-20 coincidieron en la importancia de la estabilidad financiera internacional para el crecimiento económico. Como un paso contundente, decidieron capitalizar al FMI en $456,000 millones de dólares y apoyar a los países de la Unión Europea que han sido el foco de inestabilidad de los mercados. Asimismo, reiteraron la importancia del libre comercio como elemento de progreso y desarrollo económico.

Para México, derivado de lo anterior, existen señales claras que deben incorporarse en los planes de política económica: mantener la estabilidad económica y llevar a cabo las acciones que favorezcan la competitividad de las empresas mexicanas, como es la inversión en infraestructura, estimular la investigación y el desarrollo y la integración de cadenas productivas, entre muchas otras.

En el caso de los empresarios, se recomienda aprovechar la estabilidad económica como plataforma de planeación de largo plazo, prepararse para competir en el mundo y explorar la posibilidad de formar parte del TPP.

Para mayor información consultar www.proyeccioneseconomicas.com

ÚLTIMAS COLUMNAS