Home || Colaboradores || La amistad hace milagros

La amistad hace milagros

Torero.

Luis Ramón Carazo


Ocio y Negocio

Imagen: Microsoft.

lunes 22 de julio de 2019

Hace casi ochenta años que en un solar del sur de la Ciudad de México, la familia Arroyo inició –lo que se ha convertido físicamente–, un restaurante emblemático de la capital del país, y emocionalmente en uno de los lugares en los que la sensación de amistad fluye a través de sus rincones y salones.

Chucho Arroyo y su amigo “El Calesero” uno de los artistas más refinados que haya existido en el toreo, imaginaron y llevaron a la realidad una plaza de toros que por varios años fue dedicada a la memoria de uno de los toreros más arrojados en la historia, Antonio Velázquez.

El 30 de marzo de 1971, se estrenó el recinto taurino con Cantinflas cortando el listón inaugural, y el festejo fue con novillos de Peñalta (fundada por Luis Obregón Santacilia en 1918 y ahora propiedad de su descendencia).

El cartel del festival lo integraron Lorenzo Garza, “El Soldado”, Silverio Pérez, “El Calesero”, Alfredo Leal, Joselito Huerta y David Reynoso, más famoso como actor en sus años mozos, intentó después el camino del toreo. Curiosamente David, se presentó como novillero en la plaza de la ciudad de Aguascalientes, el 27 de febrero de 1949 –hace 70 años–, alternando con José López y Héctor Saucedo.

El Arroyo.

Imagen: Arte Taurino.

Corren tiempos complicados para los novilleros, se celebran pocos festejos, y escasean las oportunidades para adquirir oficio en la cara del astado. En México hace tiempo que no surge alguien, que en ese escalafón, mueva fuerte el avispero; por ello los festejos que con gran calidad se celebran en Arroyo son muy importantes, en espera de La México que pronto abrirá su temporada novilleril.

El sábado 20 de julio de 2019, se me complicó asistir al festejo inaugural en el Arroyo, pero sé por buena fuente que empezó a tambor batiente con una entrada que abarrotó las localidades, lo cual resulta esperanzador.

Por la misma razón no pude asistir a una comida que le organizó Carlos Lecumberri a Ignacio Garibay, por el brindis de un toro y por su triunfal despedida de los rodeos. Nacho es uno de los novilleros que se encumbraron habiendo hecho sus pininos en el Arroyo.

La novillada fue de la ganadería de Medina Ibarra y el primer novillo fue para Curro Durán dedicado a “don Chucho” (quien en su tiempo fuera un destacado aficionado práctico), desafortunadamente fue poco propicio para ver las posibilidades del novillero español, quien desde hace tiempo hace campaña en México.

Torero por un día.

Imagen: Todocolección.

Sebastián Ibelles junto con “El Piporro”, gran amigo de Chucho y desde luego de David Reynoso, ambos en 1963 fueron protagonistas de la película Torero por un día. Ibelles por su buena actuación recibió un trofeo.

El tercero en la novillada fue el emeritense Hernández Medina, quien una noche antes actúo en Tijuana –con Lujo de México–, dedicando el rodeo a Marco Antonio Muñiz, pues el tapatío en sus inicios de cantante entonaba en La Bandida (sitio recreativo para adultos), ubicado en la cercanía del Toreo de la Condesa (hoy El Palacio de Hierro Durango), y que en entre otros trofeos taurinos es poseedor de la “pata de Pardito”, toro de San Mateo lidiado en el coso referido con gran maestría por “Armillita” en 1936. Ese astado se lo brindó al motor de los festejos Pepe Arroyo, y el yucateco salió al tercio.

José Miguel Arellano lidió a “Mayor” –como se conoció a David Reynoso después de su soberbia actuación en la gran película Viento Negro–, y resultó ser el mejor novillo con homenaje de arrastre lento, y que bien apunta el cante el paisano de David, recibiendo un trofeo para su espuerta el hidrocálido.

Amigos, pues asistamos a las novilladas de Arroyo, que empezaron con pie derecho.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. Se quejan de los índices de violencia en el país y, siguen lucrando al promover la diversión con espectáculos violentos; actos sangrientos en los cuales se atenta en contra de la vida de un ser vivo e indefenso. Por favor señores, es tiempo de cambiar y dejar atrás espectáculos llamados «arte» que de éste no tienen nada. Debemos inculcar en las nuevas generaciones una cultura del respeto hacia los «otros» en cuanto a seres vivos que sienten y sufren como cualquiera.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Luis Ramón Carazo

Luis Ramón Carazo
Hijo del inolvidable cronista taurino José Luis Carazo “Arenero”, de quien heredó su pasión por la tauromaquia, convirtiéndose en cronista de toros y periodista de diversos medios impresos, radiofónicos y electrónicos como TDN (Televisa Deportes Network) y el Diario Reforma (Sección Negocios). Además de ser experto en Negocios Deportivos, es consultor y Consejero de Empresas. Actualmente también se desempeña como profesor de asignatura del ITAM en sus programas de Maestría de Negocios y Sistemas.