Home || Colaboradores || Resurgimiento de la Fiesta

Resurgimiento de la Fiesta

Las Ventas.

Manuel Ramiro Hernández


Visión Integral

Las Ventas.

miércoles 17 de julio de 2019

Uno de mis amigos, quien además es lector de esta columna, me ha comentado que he estado muy intenso en las últimas semanas, por ello voy a comentar con ustedes un tema que no es tan trascendente, aunque sí importante para algunos de nosotros: los aficionados a la Fiesta de Toros.

Al observar los primeros resultados de la temporada europea, vemos con entusiasmo que se desarrolla de manera muy alentadora. Después de un buen arranque en Valencia y de una exitosa Feria de abril, en donde el triunfo de Pablo Aguado fue estruendoso, lo más importante es que en ambas ferias los festejos con entradas copiosas fueron con llenos plenos. Con todo esto se llegó a la Feria de San Isidro, donde se llevaron a cabo 34 corridas, una detrás de la otra, cotidianamente. Asistieron 641,429 aficionados con boleto pagado, 4% más que el año pasado, en ocho tardes se colgó el boleto de “no hay billetes” y en el resto el aforo fue muy bueno. Un éxito de taquilla, de público y, ojo, también de la crítica, que en España, al igual que en otras partes del mundo taurino, es muy crítica, a veces inexplicablemente difícil de sorprender y satisfacer. En cinco tardes se abrió la puerta grande.

Real Maestranza de Caballería en Sevilla.

Real Maestranza de Caballería en Sevilla.

Aguado aunque tuvo destacadísimos detalles no logró confirmar su triunfo en La Maestranza; Roca Rey, el peruano al que en mucho se debe el Renacimiento de la tauromaquia, tuvo una participación muy exitosa cortando dos orejas a uno de sus ejemplares; Perera, tan sólo al empezar la feria, se topó con un toro extraordinario al que toreó admirablemente y también desorejó. David de Miranda, quien el año pasado tuvo una cogida terrible que lo tuvo en silla de ruedas con paraparesia, y de la que se ha recuperado, se topó con un toro a modo que consiguió una magnifica faena, permitiéndole salir por la puerta grande; sin duda un gran premio al arte, el esfuerzo y la tenacidad. Antonio Ferrera ha renacido después de haber manifestado tedio, fastidio –seguramente por las adversidades y las heridas–, mostró una nueva imagen, creativa, novedosa, clásica, alegre, que en México ya habíamos visto y la que probablemente se fue gestando aquí; cortó tres orejas, dos en un toro, así que otra Puerta Grande. Finalmente, Paco Ureña, declarado el triunfador de la Feria por los expertos, venía de una cogida terrible que le hizo perder un ojo el año pasado, y ahora nos mostró su toreo sobrio, clásico, espectacular, valiente; después de mucho intentarlo logró abrir la Puerta Grande de Madrid.

Toreros.

En la izquierda: Roca Rey; derecha de arriba a abajo: David de Miranda y Antonio Ferrer.

Nuestro paisano Luis David Adame estuvo bien, logró cortar una oreja en las dos tardes que participó, su hermano Joselito no tuvo suerte. Diego San Román participó en una de las novilladas y salvó la papeleta con un lote de toros malo. Muchas otras cosas podrían comentarse pero resaltó que casi 650 mil aficionados pagaron su billete para asistir a los festejos.

Ferrera continuó su racha y en una semana consiguió indultar dos toros, hecho inusitado, un toro es de la ganadería de Zalduendo, y el Hierro del Sr. Bailleres en España.

El 22 de junio en Granada, durante la feria del Corpus, se llevó a cabo una corrida excepcional. Fuera de uso. José Tomás toreó prácticamente en solitario a cuatro toros de diferentes ganaderías, digo prácticamente en solitario porque alternó con el rejoneador, Sergio Galán, quien lidió el primero y el cuarto, de tal manera que Tomás no tuvo alternantes de a pie, aunque tampoco se encerró con toda la corrida. Algunos de los críticos –de los que me refería antes–, lo han criticado por torear tan poco, que es su primera corrida en más de un año, el no alternar con otros toreros, escoger cuidadosamente los toros que va a lidiar, etcétera; donde ya no lo pudieron criticar es que tuvo un triunfo estrepitoso, cortó cuatro orejas y un rabo de sus respectivos toros; las crónicas refieren que mostró su toreo valiente, sobrio y espectacular, así lo podemos ver en algunas reseñas televisivas. Otra característica que se le critica es que sus corridas no se pasan por televisión. Los que tuvimos la suerte de verlo en la Corrida Guadalupana de 2017, a beneficio de los damnificados del sismo, somos privilegiados. Otra cosa que consiguió es llenar la plaza no sólo el día en que toreó, sino toda la feria, porque sólo se podían comprar abonos completos. José Tomás es un privilegiado, siempre que lo podamos ver debemos hacerlo, si a él le alcanza con lo poco que torea para estar satisfecho, profesional, espiritual y económicamente, hay que respetarlo y disfrutarlo.

Cartel de José Tomás.

En Pamplona sucedieron cosas interesantes, además del éxito del encierro, que le da a la ciudad muchas ganancias en varios sentidos. Las corridas se llevaron a cabo con llenos que acabaron con el papel. En la novillada previa participó Diego San Román y tuvo un gran éxito: con una ganadería difícil y de poco cartel, cortó dos orejas y salió en hombros, esto no sucedía desde hace más de 10 años en que lo había conseguido “El Payo”, un triunfo relevante. Luis David Adame, que entró de emergente, le cortó una oreja a un gran toro de La Palmosilla.

Hay que resaltar que en lo que va de la temporada, las manifestaciones de los animalistas y antitaurinos, o han sido menores, o han tenido menores repercusiones, lo que nos da una gran tranquilidad.

En Francia, la temporada se desarrolla con exitosa facilidad, ahí los enemigos de la Fiesta son menores y mucho menos estruendosos. Por cierto, se llevó a cabo una corrida en honor de México con todos los toreros vestidos de charro mexicano, por lo que pudimos ver trajes elegantes y auténticos (incluso a los subalternos), en esta ocasión participaron “El Juli”, Castella y Luis David Adame, todos triunfaron.

Diego San Román.

Torero mexicano, Diego San Román.

En México, los éxitos, las consecuencias y los resultados nos llegan tardíamente, espero que en este aspecto también sea así. En nuestro país existen las condiciones para que así suceda, hay una gran afición, muchos ganaderos escrupulosos y responsables, grandes toreros –unos plenamente consolidados, otros de gran futuro–, y es notable una generación de novilleros que dan esperanza. Tenemos también muchas plazas de toros. Y grandes acontecimientos suceden año con año, la Feria de Aguascalientes tiene grandes resultados de taquilla, de público y claro taurinos, algo parecido sucede en León y en muchas otras plazas y ferias. Quizá se necesita que los empresarios cambien las tornas y que además de exponer dinero nos muestren su imaginación, su compromiso y su innovación. En nuestra Plaza México, es donde están faltando cambios, si bien el Sr. Bailleres y el Arq. Sordo han mostrado su compromiso, su entusiasmo y su creatividad en muchos aspectos, sus operadores no han conseguido un cambio que atraiga a los espectadores, que sí los hay.

La semana pasada, en un albazo legislativo, se prohibieron los espectáculos taurinos en Quintana Roo, un estado en donde hay muchas ganaderías que ayudan a cuidar el medio ambiente, también se llevan a cabo decenas, quizá centenas de festejos, no solamente corridas de toro, y sin embargo la gente asiste a estos eventos. Ojalá que la ley no se promulgue y cada quien pueda asistir al espectáculo que le plazca.

Si se quiere tener una mayor información de los festejos a los que me refiero, revisen en este mismo periódico la columna “Ocio y Negocio” de Luis Ramón Carazo.

Lecturas recomendadas:
https://elpais.com/cultura/2019/06/17/el_toro_por_los_cuernos/1560752618_005803.html
https://elpais.com/cultura/2019/06/22/actualidad/1561231884_466226.html
https://www.abc.es/cultura/toros/abci-apoteosis-confirmada-jose-tomas-granada-201906222300_noticia.html
https://www.las-ventas.com/
El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

5 comentarios

  1. Un artículo muy completo vivo corrida de Paco Ureña y a mi juicio
    el mejor Torero de la temporada.

  2. Fátima Ximenez García

    Interesante la diversidad de temas.

  3. María Leonor Hernández Garcia

    Doctor Ramiro no deja de sorprenderme sus conocimientos de temas muy variados, ahora no fue la excepción.
    Desconozco totalmente lo referente a la Fiesta de Toros, pero usted con la descripción que hizo al respecto, por lo menos uno puede tener idea del porqué la afición a las corridas de toros.

  4. Octavio Curiel

    Querido Manolo: desde niño y hasta que mi papá falleció fui a todas las temporadas grandes de la México y algunas del desaparecido Toreo. Tuve la suerte de ver al cordovez en todo su esplendor, a Bernado, a Manolo Martínez, y a tantos otros que brillaron en los sesenta y setenta. Después no he vuelto más que ocasionalmente: El Juli, Hermoso de Mendoza y pocos más. Todavía me estremezco al recordar la emoción de los pasodobles y los Ole!! Ole!!! Ole!!!!! Gracias por traer a mi memoria aquellos apasionados momentos. Felicidades

  5. Estimado Dr. Curiel. Gracias por su comentario. Pues lo que tiene que hacer es regresar a las plazas. En Guadalajara hay una temporada extraordinaria

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manuel Ramiro Hernández

Manuel Ramiro Hernández
Manuel Ramiro H. Médico graduado en la Facultad de Medicina de la UNAM miembro de la generación 1963-1968. Realizó la especialización en Medicina Interna en el Centro Hospitalario “20 de Noviembre” del ISSSTE, trabajó en el Hospital 1° de Octubre del mismo ISSSTE donde fue médico adscrito, jefe de servicio, subdirector médico y director. Después estuvo un breve tiempo en la Secretaría de Salud, fue director de la Clínica Londres y trabajó en la Coordinación de Educación en Salud del IMSS. Ha sido profesor de diversas escuelas y facultades de medicina desde hace más de 40 años. Es editor de diferentes revistas médicas desde hace más de 30 años. Ha publicado varios artículos en diversas revistas nacionales e internacionales. Es editor de un libro de su especialidad. Lector dedicado y desordenado; aficionado a varias cosas. Marido, padre y abuelo feliz. Actualmente trabaja en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM.