Home || Colaboradores || 60 años de soledad, una obra de Vázquez Lozano

60 años de soledad, una obra de Vázquez Lozano

60 años de soledad.

Manuel Ramiro Hernández


Visión Integral

Imagen: Fondo de Cultura Económica.

jueves 3 de octubre de 2019

Hace sólo unos días, al estar hojeando varios libros en una librería, di con 60 años de soledad de Gustavo Vázquez Lozano, una obra que reúne dos requisitos importantes que debe tener todo libro, un título atractivo y una portada llamativa.

Vázquez Lozano es un escritor que ya tiene una larga trayectoria, la mayoría de sus libros son biografías y temas históricos. Esta obra trata la vida de Carlota desde la caída del Segundo Imperio en México hasta su muerte, un periodo no muy conocido, aunque sobre Carlota, Maximiliano y el Imperio, encontramos una bibliografía amplísima.

Gustavo Vázquez Lozano

Gustavo Vázquez Lozano, escritor mexicano.

Aunque trata algunos aspectos del momento imperial, su obra realmente se inicia en el viaje que realiza la emperatriz a Europa en busca del apoyo de Napoleón III y del Vaticano. Carlota no vuelve nunca a México después de haber iniciado el viaje diplomático que terminó en un fracaso rotundo. Aunque ya durante su estancia en México había mostrado algunas conductas que eran catalogadas como extrañas, durante su visita en París con Napoleón III y con el Papa en Roma, se desencadenó una conducta muy anormal, con una percepción de persecución muy notable que hizo que fuera vista por sus acompañantes y las personalidades a las que visitó. Sentía que el emperador francés quería matarla, específicamente envenenándola, lo que desató un escándalo en la Santa Sede, porque buscó ahí protección, pero al final el Pontífice logró que abandonara el Vaticano y tampoco atendió sus solicitudes de ayuda para el Imperio Mexicano.

Viajaba con un gran séquito y no pudo controlar adecuadamente la situación, así que fueron llamados sus hermanos para que la trasladaran al Castillo de Miramar, el cual se encontraba  entonces dentro de los dominios de Austria; a partir de ese momento empezó un largo periplo. En esa época el conocimiento de los padecimientos mentales era muy escaso, de manera que los pacientes que sufrían enfermedades de este tipo eran mal vistos y muy maltratados. Vázquez Lozano concluye que los que padecía la emperatriz era esquizofrenia, con los datos que tenemos es muy posible que así fuera, tenía paranoia muy destacada que perduró a lo largo de muchos años y alucinaciones de diversos tipos con una conducta errática que la persistieron hasta su muerte.

María Carlota Amelia.

María Carlota Amelia Augusta Victoria Clementina Leopoldina de Sajonia-Coburgo-Gotha y Orleans, última emperatriz de México.

Hay que decir que, a pesar de todo, Carlota no fue abandonada totalmente a su suerte y recibió los cuidados médicos de la época. Las notas que se conservan demuestran los síntomas que comentamos y, por cierto, descartan la posibilidad de embarazo, del que tanto se ha hablado, pues hay una bitácora puntual de sus periodos menstruales que sólo tuvo un par de alteraciones en muchos años; en la correspondencia de Carlota se describen las alucinaciones que padecía y que eran muy diversas. El Imperio austro-húngaro, pocos días antes del fusilamiento de Maximiliano, les regreso a él y a Carlota la nacionalidad austríaca; unos dicen que para tratar de evitar su fusilamiento y, otros, para poder acercarse a la fortuna de Carlota que era inmensa. Su padre, el rey de Bélgica, le había hecho heredera principal de su fortuna, la cual era una de las más grandes de Europa –que, por cierto, el rey no consideró a quien en realidad fuera su heredero al trono porque algo había notado en él–.

Un tiempo después, hay un convenio entre el hermano de Maximiliano, emperador austriaco, y el hermano de Carlota, rey belga, por lo que después de ciertos acuerdos económicos, la trasladan a Bélgica en donde es recluida en un Castillo; aunque recibía cuidados acordes a su rango y fortuna, estaba sola y abandonada; al incendiarse esta propiedad es trasladada a otra que, al parecer, también es muy hermosa y donde permanece hasta su muerte.

Un episodio fundamental es cómo su hermano Leopoldo II, rey de los belgas, logra hacerse de su fortuna, la que emplea para sus ambiciones africanas. El famoso acuerdo es autorizado con el objetivo de colonizar el Congo, pero según a título privado –lo que tampoco resulta cierto, puesto que las tropas eran pagadas por el reino–. Leopoldo II cometió los perores abusos, tratando a los nativos terriblemente, extrajo grandes reservas de marfil y otras joyas. De hecho, hay quienes piensan que es el mayor genocida que ha habido, cuando menos de la época reciente. Sin embargo, cuando se desata la tragedia del Congo y se eleva la fortuna de Leopoldo, es en el momento en que John Boyd Dunlop y Charles Goodyear descubren el caucho y la vulcanización del mismo para utilizarlo en las ruedas de los autos.

Maximiliano y Carlota.

Fernando Maximiliano José María de Habsburgo-Lorena, y María Carlota Amelia Augusta Victoria, últimos emperadores de México.

La devastación del Congo fue terrible, se dice que mató entre 10 y 20 millones de individuos que eran utilizados como esclavos en la extracción, colección y transporte del caucho. Señala Vázquez Lozano que las ganancias de Leopoldo II en la aventura congoleña, pudieron haber ascendido a 500 mil millones de euros actuales (medio billón), nunca repuso lo estafado a Carlota, ni a otros inversores privados, tampoco al reino belga, gastó su fortuna en mujeres, vinos, viajes y parrandas; al final, no heredó a sus hijas. El caso es que, después de ser una de las mujeres más ricas de Europa, Carlota terminó con limitaciones económicas.

El autor relata y destaca además, algunas virtudes de Carlota, la llama que fue la primera gobernante mujer en América, fue la primera que tuvo una visión antroposocial del gobierno, se destacó por su apoyo a escuelas, orfanatos, y hospitales; fue también una feminista que su participación sobresalió en actos de gobierno en México.

Creo que 60 años de soledad es un libro sumamente interesante que no debe dejarse de leer, analiza un periodo poco conocido de la vida de Carlota y muestra cómo su fortuna fue utilizada con fines perversos hasta dejarla en la ruina; el abandono del Imperio austriaco y el uso de sus medios económicos también es notable. No pudo quitarse de encima a sus hermanos, el emperador de Austria-Hungría y el rey de Bélgica, aunado al abandono francés y el patrocinio americano de las fuerzas juaristas.

Maximiliano y Carlota.

60 años de soledad es un complemento extraordinario al conocimiento de la vida de Carlota y que, desde luego, es una figura controvertida en México, pero a 150 años de su partida se sigue hablando de ella. Se conservan en museos sus pertenencias y hay quien la añora sin haberla conocido. Sin duda, Noticias del Imperio del genial Fernando del Paso es una obra imprescindible, en la cual a través de la ficción nos muestra la vida completa de Carlota, pero fundamentalmente en su época imperial, el periodo post-imperial europeo es sólo visto en el último capítulo y en unas cuantas páginas. La obra de Egon Caesar Conte Corti es posiblemente el estudio histórico, accesible, más completo, pero carece también del análisis post-imperial. Otro libro con pocas pretensiones, e inicialmente pensado para ser el guion de una telenovela, es el que escribió Carlos Tello, Maximiliano, emperador de México, y que nos muestra aspectos cotidianos de los emperadores.

Lecturas recomendadas:
Gustavo Vázquez Lozano. 60 años de soledad. Grijalbo. México. 2019.
Fernando del Paso. Noticias del Imperio. Planeta. México. 1999.
Egon Caesar Conte Corti. Maximiliano y Carlota. Fondo de Cultura Económica. 2ª edición, 3ª reimpresión. México. 1993.
Carlos Tello. Maximiliano, emperador de México. Debate. México. 2017.
El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. María Leonor Hernández Garciadd

    Doctor Ramiro gracias por compartir sus conocimientos y recomendar la lectura de obras principalmente históricas y literarias.
    La obra del autor Vázquez Lozano que usted invita a leer, en efecto se ha escrito mucho sobre la emperatriz Carlota, pero con la descripción que usted hace, dan ganas de tener ya el libro en las manos, gracias por su sugerencia.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manuel Ramiro Hernández

Manuel Ramiro Hernández
Manuel Ramiro H. Médico graduado en la Facultad de Medicina de la UNAM miembro de la generación 1963-1968. Realizó la especialización en Medicina Interna en el Centro Hospitalario “20 de Noviembre” del ISSSTE, trabajó en el Hospital 1° de Octubre del mismo ISSSTE donde fue médico adscrito, jefe de servicio, subdirector médico y director. Después estuvo un breve tiempo en la Secretaría de Salud, fue director de la Clínica Londres y trabajó en la Coordinación de Educación en Salud del IMSS. Ha sido profesor de diversas escuelas y facultades de medicina desde hace más de 40 años. Es editor de diferentes revistas médicas desde hace más de 30 años. Ha publicado varios artículos en diversas revistas nacionales e internacionales. Es editor de un libro de su especialidad. Lector dedicado y desordenado; aficionado a varias cosas. Marido, padre y abuelo feliz. Actualmente trabaja en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM.