Home || Colaboradores || No todo es lo que parece, percepción vs realidad

No todo es lo que parece, percepción vs realidad

video robo

Rogelio Blanco


Escrutinio Casual

Foto: https://lasillarota.com

miércoles 29 de agosto de 2018

Aún está muy reciente el citado caso del “robo de mercancía” por un repartidor de Grupo Bimbo a un tendero que, entre otros agravantes públicos, pertenece a la comunidad de la tercera edad. Hace poco más de una semana empezó a circular en medios digitales y redes sociales este videoclip que de forma casi impecable retrataba el momento en el que el colaborador de la empresa metía algunos productos que tomaba del estante, a su chaleco a la vez que surtía otros más. Fue un material impactante, incendiario… a primera vista: indignante.

A quien me haya hecho favor de leerme, sabrá que los temas relacionados con comunicación y reputación me apasionan, son mi profesión. Por ello es que este caso me parece muy relevante e interesante, esta vez desde la perspectiva del fondo y no tanto de las formas. Retomando los hechos, fue cuestión de minutos para que una buena parte de la comunidad reunida en internet comenzara el escrutinio público de una marca muy bien conocida para los mexicanos que, incluso, pienso yo, es muy querida por la mayoría de la sociedad y que prácticamente nunca se había visto envuelta en una situación de esta naturaleza que pusiera en entredicho su reputación corporativa y su integridad moral como empresa.

En medio de una conversación creciente, llena de memes, retos y burlas, la compañía reaccionó en un principio poniendo a su Director General para México, en un video en el que se le veía responder y reconocer el mal actuar del colaborador, pero a la vez, apelando a las acciones que habían emprendido contra el infractor para separarlo de la compañía e imputarle cargos ante la justicia, quien tendrá la última palabra. Esa fue una buena reacción, fue bien recibida en los primeros momentos por usuarios de redes y medios de comunicación que reconocieron la pronta respuesta y la transparencia del discurso. La situación parecía contenida.

Sin embargo, “el mágico internet”, volvió a encender la conversación, esta vez con nuevos videos que retrataban, con menor obviedad (por lo menos los que yo pude ver), hechos similares donde colaboradores guardaban en sus ropas producto de los estantes que surtían. Esto pasó de ser un problema de comunicación y relaciones públicas, a parecer un problema de operaciones, de proceso de selección, de la inminente necesidad de tener mejores pruebas de confianza para garantizar el funcionamiento correcto de la fuerza de ventas que, por cierto, es un modelo de distribución y negocios que forma parte del éxito rotundo de la compañía en México y posiblemente en el mundo. La compañía volvió a responder ‒aunque esta vez se notó un poco tarde la respuesta‒ en el mismo formato de video, pero ahora se presentaba el presidente y director del grupo Daniel Servitje. Eso sin duda reforzaba un mensaje de preocupación y ocupación en atender el suceso y mejorar, porque efectivamente habló de fortalecer procesos y formas de trabajo.

Aún así, el escrutinio ha seguido y creo que se convertirá en uno de los casos de crisis, icónicos de este año, por lo menos.

Pero, casi no vi a nadie cuestionando otras posibilidades, es decir, el primer video estaba muy bien grabado. De hecho, hasta había una explicación proactiva para ello, un familiar del señor tendero había camuflado en una bolsa de frituras un teléfono celular que, puesto en otro anaquel estuvo preciso y claro, como agente del Mosad para grabar el ilícito. Y yo no sé usted, pero ciertamente un celular no es el mejor instrumento para grabar, es decir, cuánto tiempo tiene uno que dejar el aparato grabando, para capturar el momento preciso y entonces, qué tipo de celular se necesita para ello, la capacidad de la memoria, una llamada entrante o un mensaje pueden interrumpir la grabación. Simplemente me genera dudas la precisión y calidad del material.

Como usted, yo condeno el hecho, me parece correcto que se le exija a la compañía que mejore, me parece correcto que haya ofrecido disculpas y que se castigue al culpable. Pero en esta época de hipertransparencia y convulsión política, también me gusta reflexionar sobre otras posibilidades no tanto para reflexionar sobre la solución sino para entender otros porqués.

Muchas veces, no todo es lo que parece. ¿Qué piensa usted?

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. Excelente punto de vista, por otro lado considero que faltan datos para poder jugar, cantidades de producto, reportes de ventas que deben cuadrar, el manejo de la imagen del vendedor que es exhibido públicamente y sin menor recato, todos hemos visto que a otros individuos les tapan parte del rostro, por el principio de presunción, no defiendo la acción pero si reflexiono sobre la forma. Sirva este hecho también para la valoración personal de nuestros acto “miro la paja en el ojo ajeno y no la viga que tengo en el mío “

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Rogelio Blanco

Rogelio Blanco
Rogelio Blanco tiene más de 16 años de trayectoria en el sector de comunicación estratégica y relaciones públicas. Ha acumulado experiencia trabajando en países tan diversos como Argentina, Colombia y Holanda. En México, ha colaborado en importantes firmas del mundo de la comunicación, ostentando cargos de máxima responsabilidad desde hace varios años. Rogelio es experto en comunicación corporativa, gestión reputacional y manejo de crisis. Es invitado frecuente de diversas instituciones académicas universitarias como orador y ha sido profesor invitado en la Universidad Panamericana. Actualmente es co-director general de la oficina de México de la empresa líder en comunicación, reputación y asuntos públicos LLORENTE Y CUENCA.