Home || Economía || Incremento salarial y el efecto mariposa en los precios

Incremento salarial y el efecto mariposa en los precios

¿Es posible que se deje de utilizar dinero en efectivo en México? La realidad dice lo contrario
¿Es posible que se deje de utilizar dinero en efectivo en México? La realidad dice lo contrario / Reuters

jueves 27 de diciembre de 2018

En México se debatió durante muchos años sobre aumentar realmente el poder adquisitivo de los trabajadores, pero nadie se arriesgó hacerlo porque como dicen los economistas, el incremento salarial siempre tiene un efecto en la inflación ¿esto es cierto?

Ciudad de México.- Siguiendo la lógica del proverbio chino que dice que «el aleteo de una mariposa puede causar un tsunami al otro lado del mundo», las autoridades y los empresarios prefirieron siempre irse por el lado seguro y hacer el menor movimiento posible con los aumentos salariales, no fuera hacer que esto derrumbara a la economía.

Pero de unos años a la fecha, esto es insostenible dado que México tiene un nivel salarial realmente ridículo dado el tamaño de su economía y que por lo tanto, es de los más bajos de América Latina, reduciendo el poder adquisitivo de las personas incluso por debajo de la línea de bienestar básica.

Ahora que el gobierno de López Obrador decidió aumentar el salario mínimo de 88.36 a 102.68 pesos por día y de  176.72 pesos en la Zona libre de la Frontera Norte a partir de enero de 2019, el debate entre los analistas sobre los efectos de esta decisión no se han hecho esperar.

Esto te puede interesar: Mexicanos pierden 5% de su poder adquisitivo al cierre de 2018

¿Tiene efectos negativos?

Este ha sido el debate de toda la vida, al menos desde 1994 cuando se desplomó el valor real del salario mínimo con respecto a su capacidad de satisfacer todas las necesidades básicas de las personas, pero en esta ocasión hay señales de que la inflación y el aumento salarial han establecido una especie de tregua y las dos pueden convivir sin mayor problema.

De acuerdo a un análisis de BBVA Research, “25 años después de la crisis de 1994, el salario mínimo finalmente recuperará su nivel real de ese año, e incluso lo superará por 52 por ciento tras el incremento anunciado por la nueva administración federal”.

Pero esto no representa ningún peligro para la economía, ya que BBVA Research considera que “habrá un efecto nulo de aumentos en el salario mínimo sobre la inflación, hipótesis que corroboran diversos estudios documentados sobre el tema”.

Esto debido al “nivel tan bajo en el que se encuentra”, además de que “considerando aumentos progresivos en los siguientes años, las mejoras en el salario mínimo en el país no provocarían un efecto inflacionario”, según declaraciones de esta institución financiera que retoma Notimex.

Para otros especialistas, no solo se eliminan los riegos de un impacto negativo en la inflación, sino que el aumento salarial va a fortalecer el mercado interno y con esto, las empresas saldrán beneficiadas también.

Carlos Ponce, socio fundador de SNX Consultores, asegura que “los trabajadores tendrán más capacidad de compra principalmente en productos de primera necesidad y línea blanca”, con lo que las “utilidades de las emisoras del mercado bursátil mexicano no se verán afectadas de manera negativa por el aumento al salario mínimo”.

Sí afecta a la inflación, dicen algunos

Sin embargo, no todos tienen las mismas proyecciones positivas, como es el caso de Gabriela Siller, directora de análisis económico en Banco Base, quien asegura que esta situación irremediablemente se reflejará en los niveles inflacionarios del próximo año.

“La inflación podría cerrar 2019 en cerca de 5.1 por ciento”, dijo la especialista y además pronóstico que con esto, la economía nacional apenas tendría un crecimiento de 1.8 por ciento para el siguiente año, por debajo de lo esperado por otras entidades financieras que lo ubican entre 1.9 y 2.0 por ciento como mínimo.

Ganar más no lo es todo para lograr bienestar 

Buscan que los salarios sigan aumentando

Pero el panorama es tan positivo, que la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), pretende cabildear todo lo que sea necesario para que el salario mínimo llegue a 290 pesos diarios en 2024 y con esto, alcanzar su nivel más alto desde 1976.

Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Coparmex, aseguró que “los cuatro jinetes del apocalipsis sobre el incremento salarial, como la inflación o el llamado efecto faro, eran imaginarios; hay argumentos y evidencia empírica de que el ajuste de 2019 no traerá consecuencias negativas para la economía”.

Pero reconoció que esto es “un primer paso” y se debe “pensar en el largo plazo” por lo que su siguiente objetivo es aumentar el salario de manera paulatina y eliminar la zona salarial de la frontera norte.

“Lo que hemos estado planteando es que debe haber una ruta que permita que en un corto plazo volvamos a tener una única zona, con base en el avance que tenga el salario mínimo en el resto del país” y agregó que “la idea es que cuidando la inflación, se avance hacia el propósito de 290 pesos diarios hacia 2024”, señaló De Hoyos Walther.

De esta manera, el aleteo de las alas del salario mínimo ha traído tranquilidad en el entorno económico, se han dejado atrás fantasmas que nos habían perseguido por décadas y que nadie sabía si eran reales o solo una ilusión creada para no permitir que los trabajadores mejoraran su calidad de vida, lo que provocó consecuencias terribles para todos.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira