Home || Economía || El indiscutible poder del TLCAN no se debilita con el tiempo

El indiscutible poder del TLCAN no se debilita con el tiempo

El indiscutible poder del TLCAN no se debilita con el tiempo ni con las críticas de Donald Trump
El indiscutible poder del TLCAN no se debilita con el tiempo / REUTERS

miércoles 2 de enero de 2019

Era el 1 de enero de 1994 cuando México entró en la nueva era comercial y desde entonces, el indiscutible poder del TLCAN ha sido la base para crear un mecanismo regional de desarrollo que a pesar de sus detractores, ha beneficiado a nuestro país.

 

Ciudad de México.- El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sigue vigente y a pesar de las duras críticas que ha recibido por parte del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no ha perdido su vigencia ni su poder.

Así, el «1 de enero, se conmemora el inicio del vigésimo sexto año de puesta en marcha del TLCAN, instrumento que ha transformado la relación comercial de México con Estados Unidos y Canadá«, señaló la Secretaría de Economía (SE) con motivo del aniversario..

Además, “el TLCAN ha permitido la modernización de la planta productiva manufacturera nacional, así como de los sectores agropecuario y agroindustrial, gracias a la inserción de México en la economía mundial vía las cadenas globales de valor”, dijo la SE.

Esto te puede interesar: Trump y sus amenazas contra el TLCAN; Una estrategia riesgosa

Las cadenas de valor

Y desde un punto de vista práctico, son precisamente estas cadenas de valor las que han permitido que las pequeñas empresas nacionales puedan tener acceso a mercados mucho más consolidados, aportando elementos y componentes que si bien no son visibles en los productos terminados, si son fundamentales para su fabricación.

Así, el “TLCAN ha significado participar en un modelo regional de producción compartida, de modo que hoy las exportaciones mexicanas a EE.UU. tienen un contenido promedio de alrededor de 37 por ciento de insumos estadounidenses, como resultado de la integración de la producción en ambas economías”, dice la SE.

Con esto, la proveeduría ha sido uno de los sectores donde mayores beneficios han obtenido las empresas mexicanas, que a lo largo de las dos décadas y media que lleva vigente el TLCAN, han mejorado su calidad y sus métodos para poder alcanzar los estándares de calidad que exigen los mercados estadounidenses y canadienses.

Aumento en el intercambio comercial

Y el éxito del TLCAN es medible desde el punto de vista del aumento del intercambio comercial entre los tres países, situación que ha permitido que la región de Norteamérica sea uno de los bloques económicos más potentes a nivel mundial.

De acuerdo a cifras de la SE, “entre 1993 y 2017 el comercio de México con Estados Unidos creció casi 6 veces (de 88.3 a 522.2 mil de millones de dólares) y con Canadá casi 8 veces (de 2.7 21.1 mil millones de dólares)”.

Además, Estados Unidos es el primer socio comercial de México y nuestro primer mercado de exportación y fuente de importaciones; mientras que Canadá es el quinto socio, el segundo mercado de exportación y la sexta fuente de importaciones.

Esto ha sido catalogado por muchos como un arma de doble filo, que si bien fortalece la relación con los socios de Norteamérica, ha descuidado otros mercados alternos que también necesita México para diversificar sus opciones y ofrecer nuevas oportunidades a las pequeñas y medianas empresas para comenzar a exportar.

También ha creado zonas de desarrollo que han experimentado un crecimiento superior a otras regiones del país en donde la pobreza y la desigualdad se han incrementado, por lo el reto del gobierno de Andrés Manuel López Obrador es equilibrar esta situación.

Una primera evaluación de la modernización del TLCAN

Los retos futuros

Por este motivo, la Secretaría de Economía reafirma su compromiso de “diversificar la estrategia comercial exportadora y propiciar un crecimiento económico más incluyente de regiones que aún muestran graves rezagos en su desarrollo y bienestar”.

A estas áreas las ubica sobre todo en los estados del sur-sureste, “así como en otras ramas de la producción manufacturera que siguen mostrando aún muy bajos niveles de innovación y productividad”, señaló la dependencia.

En ese sentido, considera fundamental la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), ya que “deberá ser un paso hacia esa meta pues moderniza el TLCAN” toda vez que contempla “disposiciones innovadoras en temas como medidas anticorrupción, mejores prácticas regulatorias, comercio digital, inclusión de pequeñas y medianas empresas”.

Pero además, “incluye disposiciones que buscan incrementar el contenido de insumos y la competitividad de la región”, algo que sin duda producirá “beneficios para las Pymes en México al promover su inclusión en cadenas de proveeduría en América del Norte”.

De esta manera, el indiscutible poder del TLCAN no se debilita con el tiempo y por el contario, se sigue fortaleciendo dado la necesidad de responder a las exigencias del mercado mundial y a las enormes oportunidades de desarrollo que se han creado con este tratado, que si bien puede ser discutible en algunos de sus resultados, ha sido clave en los últimos 26 años para la economía nacional.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira