Home || Lo más destacado || Vicente Leñero va por su autodefinición

Vicente Leñero va por su autodefinición


miércoles 4 de diciembre de 2013

Para dar a conocer su reciente libro Periodismo de emergencia, el escritor Vicente Leñero dará una charla en el marco de la FIL Guadalajara.

Ciudad de México.- Vicente Leñero, uno de los destacados narradores mexicanos de la segunda mitad del siglo XX, compartirá con el público de la 27 Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara una charla en la que se autodefinirá como escritor y periodista.

Para dar a conocer el reciente libro Periodismo de emergencia, del autor quien celebra 80 años este 2013, la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Conaculta, organizó el encuentro Leñero en sus palabras, conducido por Pablo Boullosa y Jesús Ochoa.

En entrevista, Boullosa y Ochoa arrancarán a Leñero recuerdos y anécdotas, pero también la manera en que se define en lo profesional, enfocándose en su labor periodística de décadas.

En este aspecto de la vida de Leñero, reconocido con el Homenaje Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez 1997 de la FIL de Guadalajara, se centra la obra Periodismo de emergencia, de la colección Periodismo Cultural de la DGP del Conaculta.

En el texto, donde se echa una mirada amplia a un México ya desaparecido, con incursiones en nuestro pasado inmediato, se conserva parte importante de una labor periodística ejemplar.

La prosa de Vicente Leñero se enfoca en la observación del mundo: tanto su narrativa como su trabajo periodístico experimentan el manejo de la palabra y los hechos como posible realidad dentro de lo imaginario.

Los temas no tienen limitaciones, ya sean populares o cultos, ya pertenezcan al terreno de la farándula televisiva o cinematográfica, de la cultura o de la política.

Puede considerarse que la “pasión periodística” de Vicente Leñero jamás ha enturbiado su fidelidad a la inteligencia y a la crítica. “Si la fórmula clásica dicta que lo único que no puede permitirse un reportero es aburrir al lector, la lección de Leñero agrega a la inversa: hay que sorprenderlo”, apunta Armando Ponce en el prólogo al libro.