Home || Lo más destacado || La depresión y el estrés en México

La depresión y el estrés en México

Imagen obtenida por: Tmblr

miércoles 7 de enero de 2015

La depresión podría ser confundida con estrés, lo que provoca que las personas, al minimizar sus riesgos, no busquen un tratamiento. 

Ciudad de Mexico (elsemanario.com).- Según las cifras de parametría, sólo un 16 por ciento de la población mexicana ha asistido alguna vez al psicólogo. De estos, cerca de dos terceras partes abandonan el tratamiento, y un 77 por ciento de las personas entrevistadas manifestaron no haber acudido nunca a un tratamiento psicológico, aún cuando se han llegado a presentar fuertes sensaciones de angustia, tristeza o ira.

La mayoría de las personas en México suelen creer que aquellos que van al psicólogo presentan problemas muy serios o deben de hacerlo debido a consecuencias muy difíciles en su vida; otros tantos piensan que solo los locos acuden a terapia. Sin embargo, en países como Argentina ocurre justamente lo contrario, allá se cree que las personas que carecen de algún tipo de ayuda terapéutica son las mas graves y no es rara la promoción de este tipo de tratamientos en el país, que se posiciona como número uno en psicología latinoamericana, produciendo las teorías mas destacadas y con un numero de 202 psicólogos por cada 100 mil habitantes.

La mayor parte del tiempo los individuos suelen creer que el estrés que están sintiendo, la falta de placer que encuentran en las actividades, sus cambios de humor, la tristeza generalizada y la irritabilidad son emociones que se irán conforme pasen los días o las semanas, pero estos llegan a presentarse por periodos de hasta dos o cinco años y en este momento se convierte ya un trastorno difícil de tratar.

Un trastorno de este tipo se caracteriza por mantener su prevalencia durante un periodo mínimo de seis meses, este es el tiempo necesario para que el problema sea considerado un problema serio que llega a afectar significativamente la salud, tiene como característica afectar al menos una de las esferas de vida del sujeto (laboral, familiar o interpersonal).

Aunada a la falta de incidencia en el consultorio, existe una gran desinformación respecto a los trastornos existentes. Los que más atacan el bienestar del mexicano son los trastornos depresivos y el síndrome de BurnOut;  este ultimo manteniendo una elevada incidencia presentándose en el 80 por ciento de la población laboral lo que nos coloca por encima de otros lugares como Perú, Colombia y Chile en cuanto a niveles de estrés y disminución de resiliencia.

Un estudio reciente propuesto por Irvin Schonfeld, Renzo Bianchi y  Eric Laurent publicado en el International Journal of Stress Management, asegura que los síntomas de BurnOut y de depresión llegan a parecerse por lo que algunos profesionales de la salud pueden llegar a confundirlos y mal diagnosticar a los pacientes que lo sufren.

La investigación tiene por nombre “¿Es el BurnOut un trastorno depresivo? Una revisión con especial atención a la depresión atípica”, este fue realizado a mas de 5500 profesores de escuela y descubrió que en un 90 por ciento, aquellos que presentaban BurnOut sufrían también de depresión. Se estableció con esto una fuerte correlación entre ambos síndromes llegando a postular la Peoria que plantea al BurnOut, o al estrés crónico, como la antesala de los trastornos depresivos.

La característica principal del síndrome de estrés crónico es la sensación de estar abrumado por los diferentes requerimientos laborales y personales del individuo, debido a la falta de herramientas o recursos para afrontar estos altos niveles de estrés se cae en una combinación emocional que resulta exhaustiva: despersonalización, frustración y desbordamiento, lo que produce un cansancio generalizado.

Siempre que la energía falta en el cuerpo, este entra en un estado de humor bajo o apático que prevalece y se manifiesta a través de una baja motivación, falta de confianza y sentimientos de incompetencia.

Ambos trastornos muestran similitudes en la imposibilidad que presenta el sujeto para controlar su ambiente individual y neutralizar los estresores de forma activa pero se diferencian gracias a los síntomas mas básicos de la depresión, la anhedonia (incapacidad para encontrar placer en las actividades que antes si lo producían) y el aplanamiento emocional; las investigaciones sugieren que el estado previo a este trastorno es el momento ideal para controlarlo y evitar que logre transformarse en algo realmente serio por eso detalla que es importante tratar el síndrome de BurnOut antes de que este, evolucione a algún problema que tomara mas tiempo en ser tratado.

Así que no siempre el diagnostico mas obvio es el correcto, la atención medica a tiempo es fundamental para el tratamiento de cualquier enfermedad, especialmente aquellas que refieren al ámbito psíquico y nunca se debe de dar por sentado que aquello que se siente se mitigara con el paso del tiempo ni confundir al malestar generalizado con un poco de estrés.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*