Home || Reportajes || Saqueos en Argentina, ¿un problema económico o político?

Saqueos en Argentina, ¿un problema económico o político?


jueves 5 de diciembre de 2013

El pasado martes se registraron múltiples saqueos en la Ciudad de Córdoba, Argentina. Las imágenes de los robos y disturbios dieron la vuelta al mundo, pero ¿cuál es el problema que generó esto?

En últimas semanas se han registrado varios intentos de robos masivos en Argentina, los cuales habían logrado ser controlados. Sin embargo, el pasado martes se desató una serie de saqueos que propició el caos en una de las ciudades más importantes del país, pero las repercusiones o el problema no es sólo local, es un síntoma que debe atenderse pronto.

En su último informe, la Cepal declaró a Argentina como el país de Latinoamérica con el menor índice de pobreza. La pregunta es ¿existe una relación entre el nivel socioeconómico de la población con respecto a los hechos ocurridos en últimos días? La pobreza es un índice que mantiene una relación causal con los índices de violencia y de delincuencia, éste podría ser un punto de partida que nos ayude a entender un poco más de la problemática.

Todo comenzó por una huelga efectuada por tres mil miembros efectivos de la policía que exigían un aumento salarial, en una manifestación que se llevó a cabo en la Ciudad de Córdoba. Mientras ellos se encontraban acuartelados, cientos de personas se encargaron de saquear más de 30 supermercados, casas de electrodomésticos y negocios similares.

Este hecho desató un clima de violencia en toda la ciudad, tanto que escuelas, bancos, hospitales, centros de trabajo, etcétera,  permanecieron cerrados por el vandalismo que se vivía afuera. Ante los disturbios y frente a la posición de los policías de no abandonar los cuarteles hasta que se atendiera su demanda, el gobernador de la provincia de Córdoba José Manuel de la Sota (quién además se encontraba ausente por cuestiones de trabajo) dijo que no contaba con el dinero para pagar el aumento que le demandaban.

Luego, decidió pedir la ayuda de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a través de Twitter para luego informar que su solicitud no fue atendida. Finalmente, la tarde del miércoles los policías levantaron su huelga, con un saldo de dos muertos, más de 200 heridos y múltiples pérdidas económicas para los comercios saqueados. Algunos habitantes de la ciudad les reconocieron el gesto, otros más lo reprobaron definitivamente, y al parecer, hoy todo ha vuelto a la normalidad en Córdoba, Argentina.

Sin embargo, de este suceso quedan muchas interrogantes. ¿Cuántos robos, cuántos heridos y cuántas muertes se tendrían que haber tolerado para dar solución al conflicto?, ¿Debió ser la violencia el medio para dar solución a éste? ¿Fue un problema detonado por una cuestión económica o política?

¿Por qué ocurre esto, si la reducción de la pobreza en esa nación ha avanzado bastante? Uno de los aspectos a considerar es la inflación, la cual pese a la “aparente” estabilidad económica de Argentina, asciende al 25%, lo cual termina afectando a los precios de los alimentos, que son el principal objeto de consumo de los que menos dinero tienen. Definitivamente, es necesario hacer un análisis complejo de la situación política y económica que se vive en Argentina, puesto que es evidente que la convergencia de ambos rubros han desato esta problemática (la gobernabilidad es una de las pistas que habría que seguir) la cual no se solucionará con el cumplimiento de las demandas que planteen todos los sectores.

Afortunadamente, el caos ha pasado en Córdoba, aunque el cáncer está ahí y puede desatarse en cualquier momento, y en cualquier otra ciudad de este país sudamericano, si no se atiende a tiempo.