Home || Colaboradores || Alejandro Hernández Pulido || Por una Agenda de Banda Ancha

Por una Agenda de Banda Ancha


viernes 30 de octubre de 2015

Hoy tanto la SCT como el IFETEL requieren dar claridad en sus objetivos regulatorios. Si no resuelven con claridad y contundencia los pendientes del pasado, no pueden dibujar con claridad el futuro.

 

Ciudad de México.- Si bien es cierto que la Banda Ancha es un servicio, lo cierto es que esta depende fundamentalmente del despliegue de infraestructura de telecomunicaciones y particularmente de Fibra Óptica, ya sea a nivel de red dorsal o como red de última milla.

Como todo bien de infraestructura, la Fibra Óptica y el servicio de Banda Ancha que proviene de esta, la oferta antecede a la demanda. Es decir, entre más capacidad hay de este servicio, más uso se hace de éste.

México promueve una política tecnológica neutral, sin embargo los avances tecnológicos en transmisión de datos utilizando la Fibra Óptica han hecho de la Banda Ancha un recurso casi inagotable.

El despliegue de infraestructura en una economía de mercado como la nuestra depende, de manera importante, de los incentivos que dé la autoridad a los particulares para su despliegue. En el caso de la Banda Ancha esta no es la excepción, además de requerir certidumbre regulatoria y confianza hacia la autoridad.

Así como el gobierno tiene una preocupación central en anunciar con bombo y platillo un Plan Nacional de Carreteras, para el cual diversos órdenes de gobierno se encauzan en un intenso cabildeo con la SCT. También es preciso reconocer que a falta de un Plan Nacional de Banda Ancha, es difícil poner en contexto los objetivos en esta materia, los cuales no pueden ni deben ser solo de cobertura.

Para muchos que hemos trabajado en el sector de las telecomunicaciones es claro que existe desconfianza en ambos lados de la mesa, es decir entre los particulares y el IFETEL – SCT. Esta desconfianza se expresa mejor en el proyecto de Red Compartida que “absorberá” por lo menos $7,500 millones de dólares de inversión del país, poco importa si es privada o publica, es inversión y la mala inversión desplaza a la buena inversión. Cuando un país pierde lo hace en su conjunto.

Aunado al tema de la Red Compartida, hay elementos adicionales en donde se hace evidente una falta de Agenda para el desarrollo de la Banda Ancha en el país. La falta de autoridad para llevar a cabo la desagregación de la red de par de cobre de Telmex y la posibilidad de que este último pueda ofrecer televisión de paga sobre su red, representan en su conjunto desincentivos muy poderosos para el despliegue de infraestructura moderna.

Otro elemento adicional de la falta de una Agenda de Banda Ancha, es la poca inclusión que se la ha dado a las Universidades y a Centros de Investigación en el país.

Las redes académicas de alta velocidad, Internet2 (UCAID) de EUA, así como la Red Canarie de Canadá, han jugado un papel central en el desarrollo de Banda Ancha de sus respectivos países. Sin embargo en México, la Red CUDI no tiene el reconocimiento como un actor central en el desarrollo de la Banda Ancha en nuestro país, al tiempo que desconoce la capacidad de este sector para aportar en el desarrollo de todos los servicios y tecnologías auxiliares que se requieren para desplegar redes de mayor capacidad. No es secreto para nadie que buenos servicios de telecomunicaciones requieren de operadores capacitados y estos vendrán de los centros de educación superior del país.

Hoy tanto la SCT como el IFETEL requieren dar claridad en sus objetivos regulatorios. Si no resuelven con claridad y contundencia los pendientes del pasado, no pueden dibujar con claridad el futuro.

internet-connection

Imagen: Internet

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*