Home || Colaboradores || Mauricio Macri

Mauricio Macri


jueves 26 de noviembre de 2015

Espero que Mauricio Macri logre articular políticas públicas serias y sustentables para sacar al país adelante. Espero que tenga éxito por el bien de Argentina y de toda América Latina.

Mauricio Macri ganó las elecciones presidenciales en Argentina al derrotar en una inédita segunda vuelta, en ese país, al candidato oficialista Daniel Scioli. Fue un triunfo relativamente cerrado que pone fin a doce años de kirchnerismo en ese gran país del Cono Sur. Es el primer presidente que no surge del peronismo ni de la Unión Cívica Radical.

Macri es ingeniero civil, de 56 años de edad, ya fue diputado nacional, jefe de gobierno de la Capital Federal y fundador del movimiento político que lo llevó a la Presidencia de Argentina. Ha sido también empresario y fue Presidente del Club de Futbol Boca Juniors.

El candidato triunfador es hijo de Franco Macri, un importante empresario italiano nacido en Roma y nacionalizado argentino, que desarrolló una amplia gama de negocios que incluyen los sectores de la industria automotriz, construcción, comunicación, alimentos y minería, entre otros. Una de las empresas del grupo Macri, Socma Americana (SIDECO), fue durante un breve período en los años noventa, socia de Mexpetrol Argentina, S.A., filial de Mexpetrol, empresa mexicana, que desarrolló un importante proyecto petrolero en Argentina.

Hace algunos años Mauricio Macri sufrió un secuestro que duró doce días. Tiempo después la banda de secuestradores fue capturada y estaba integrada por policías en activo.

La tarea de gobernar Argentina no es nada fácil. El país vive serios problemas económicos y financieros. Su perspectiva de crecimiento del PIB para 2016 es baja y padece una alta inflación. Más aún, existe el riesgo de caer en recesión y las reservas del banco central están agotadas. Además, vive una fuerte polarización política y social, y enfrentará a un Congreso dominado por la oposición. Aunado a lo anterior, algunos sectores del gobierno de Cristina Fernández parecen decididos a obstaculizar la transición.

Argentina es un país muy complejo. En 1900 estaba considerado como un Estado nacional en el camino de ser un país desarrollado y próspero, con una boyante economía basada en la exportación agrícola y ganadera. Se consideraba que iba a ser el Canadá del Cono Sur. Pocos países en América Latina parecían tener las condiciones naturales y económicas para el progreso y el desarrollo como Argentina. En el curso del siglo XX tuvo innumerables crisis económicas y financieras, así como una enorme inestabilidad política. En el año 2000 era un país plenamente instalado en el tercer mundo.

La historia de Argentina en el siglo XX pasa por gobiernos oligárquicos, el régimen de Perón, golpes de Estado militares, gobiernos democráticos, una enorme polarización y violencia, todo tipo de políticas económicas, periodos de hiperinflación y reiteradas devaluaciones, así como varias reformas monetarias. El signo dominante de la escena pública desde los años cuarenta del siglo pasado ha sido el peronismo, el cual ha agrupado a lo largo del tiempo corrientes políticas de extrema derecha y de ultraizquierda, estatistas y neoliberales. En este último caso, al estilo latinoamericano, es decir, de capitalismo de cuates.

Cuando he residido y visitado Argentina siempre me sorprende el contraste que existe entre la enorme cantidad de académicos y científicos de primer nivel, distinguidos empresarios, profesionistas e intelectuales con la clase política. Existe en Argentina una amplia clase media educada, muy distinta de los políticos. Entre muchos de estos últimos, parece existir pasión por la demagogia delirante y el histrionismo.

Por lo pronto, Macri ha anunciado un fuerte compromiso con las libertades y los derechos fundamentales al distanciarse del régimen venezolano. Según algunos observadores, el PRO fundado por Macri parece consolidarse como un partido urbano, democrático, de clase media, con educación superior, liberal, con aspiraciones de movilidad y progresista. A Mauricio Macri algunos le atribuyen el compromiso con la democracia de Raúl Alfonsin, y con el crecimiento basado en la agregación de valor y el impulso modernizador como meta de gobierno al estilo de Frondizi. Habrá que ver. Espero que Mauricio Macri logre articular políticas públicas serias y sustentables para sacar al país adelante. Espero que tenga éxito por el bien de Argentina y de toda América Latina.

Mauricio Macri

Mauricio Macri

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*