Home || Colaboradores || Alejandro Hernández Pulido || El juicio histórico de la Reforma de Telecomunicaciones

El juicio histórico de la Reforma de Telecomunicaciones

Reforma telecomunicaciones.
Imagen: Animal Político.

lunes 28 de noviembre de 2016

Al inicio de la administración del presidente Enrique Peña Nieto se gesto el llamado Pacto por México, en el cual los principales partidos políticos acordaron una agenda de desarrollo y visión de evolución de la sociedad mexicana hacia adelante.

El Pacto por México representó el futuro pero al mismo tiempo un juicio histórico de lo que no funcionó y del cuál es necesario hacer un repaso para entender lo que se pactó y qué pasó a ser reformado a nivel de nuestra Constitución.

En lo referente a la «Reforma de Telecomunicaciones», el juicio histórico radicó en una falta de competencia sistemática ante un Estado incapacitado para regular a un jugador que nació monopólico y que, en términos prácticos, se mantuvo así a lo largo de dos décadas. El costo, enorme para el país, fue la falta de desarrollo de una infraestructura de telecomunicaciones que se tradujo en precios elevados en prácticamente todos los servicios. Esto represento una transferencia de rentas extra normales  del bolsillo de los consumidores (sobre todo a los de ingresos más bajos) al operador preponderante, América Móvil.

Reforma en Telecomunicaciones.

Foto: Aristegui Noticias.

La «Reforma de Telecomunicaciones» tuvo tres ejes centrales. Primero, la prohibición de que un jugador concentre más del 50% del mercado, medido de diversas maneras, en un segmento en específico. Segundo, la conformación de un nuevo órgano regulador,  el Instituto Federal de Telecomunicaciones, con facultades en materia de competencia. Tercero, el apagón analógico y el proyecto de la Red Compartida la cual representó la posibilidad de aumentar la oferta de canales de televisión abierta y la configuración de una visión de Acceso Universal al Internet al buscar llevar la cobertura de servicios de telecomunicaciones a 95% de la población.

Al momento, de los tres ejes mencionados anteriormente, lo que se refiere al apagón analógico, la nueva cadena de televisión abierta y la conformación del proyecto de la Red Compartida, son todos ya una realidad. El apagón analógico se llevó a cabo al 100% a nivel nacional, en las últimas semanas entró al aire el Canal 3 de Televisión abierta de Grupo Imagen y la Red Compartida se adjudicó mediante fallo al Grupo Rivada como único participante finalista de la convocatoria.

En lo que se refiere al tope de 50% de participación de mercado y el nuevo IFETEL, éste está en pleno proceso de evaluación respecto a las medidas de regulación asimétrica que impuso a América Móvil y es aquí donde deberá mandar un mensaje claro, si es un órgano comprometido con una regulación efectiva que valora sus acciones por los efectos de las mismas y no por el cumplimiento a nivel de  expediente.  El IFETEL tiene que trabajar arduamente para defender su reputación, la Reforma y el juicio histórico que llevo a desaparecer a la COFETEL y crear un nuevo órgano regulador con más dientes jurídicos y un nuevo cuerpo de comisionados.

La Reforma de Telecomunicaciones vive momentos muy importantes, su narrativa de éxito está lejos de ser alcanzada. El juicio histórico de facto que conlleva la Reforma a nivel Constitucional no ha sido terminado y conforme se va desenvolviendo la llamada «Sociedad de la Información» y la «4ta Revolución Industrial» sus resultados serán más relevantes para el futuro de todos los mexicanos.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Alejandro Hernández Pulido

Alejandro Hernández Pulido
Desde hace 20 años ha participado en el sector de las Telecomunicaciones en los frentes, público, privado y de tercer sector. En lo público fue Director General de Proyectos Especiales de la Presidencia de la República donde coordinó trabajos de política pública en materia de telecomunicaciones y desarrollo del Internet. En el 2007 ocupó el cargo de Coordinador General del Sistema Nacional e México, formulando el Plan Nacional de Conectividad. En 2008 fue invitado a colaborar en Grupo Televisa como Director General de Negocios en Telecomunicaciones. Entre otras actividades ha sido consejero del “Centro de Estudios de Internet” (CIS) de la Universidad de Washington. Actualmente es miembro de Consejo de Internet 2 y patrono fundador la Unión de Empresarios para la Tecnología en la Educación “UNETE”, así como de varias empresas del sector privado en materia de Políticas Públicas, TI y Energía Eléctrica.