Home || Colaboradores || El espanglés o spanglish de los hispanohablantes

El espanglés o spanglish de los hispanohablantes

idioma

Julieta Fierro Gossman


Ciencia bajo demanda

Ilustración: Martin Asca/La Revista de Babbel.

viernes 5 de octubre de 2018

Acabo de regresar de una estancia en los Unaited Esteits y me sorprendió la gran diversidad de espanglés que escuché por todos lados. De niña mezclaba idiomas con mis hermanos ‒inglés, francés y español‒ y recibía grandes críticas por no respetar la pureza de las distintas lenguas (lo sigo haciendo). Sin embargo, cada idioma tiene ciertos matices intraducibles, de ahí también que la belleza de algunas voces sea innegable.

Todas las lenguas evolucionan, por la influencia de otras, debido a la aparición de nuevas palabras, o el desuso de otras; es inevitable. Incluso naciones como Francia que procuran mantener la pureza de su lengua, proponiendo voces afrancesadas para los términos que emergen, no logran evitar la “contaminación” de palabras en árabe, inglés, español, y otras.

Transcribo un fragmento de la constitución gringa escrito en espanglés: We la gente de los Unaited Esteits, pa’formar una unión más perfecta, establisheamos la justicia, aseguramos tranquildá doméstica, provideamos pa’la defensa común, promovemos el welfér, y aseguramos el blessin de la libertad de nosotros mismos y nuestra posterity, ordenanado y establisheando esta Constitución de los Unaited Esteits de América.

idioma

Imagen: Speaking Latino.

Es interesante que el espanglés de los nuyorricanos tiene matices distintos al de la Florida o California, cada uno posee su propia ortografía y están influenciados por las voces particulares de sus países de origen: Puerto Rico, Cuba y México. Algo que permite que se comuniquen entre sí es la radio. Los trabajadores agrícolas y de otros oficios escuchan a los grupos musicales y comentaristas que ahora hablan este nuevo idioma, fusión de otros. Así como el latín se transformó en las lenguas romances, tanto el español como el inglés continuarán modificándose y, en este caso, enriqueciendo.

Ya había escuchado voces de espanglés en el Observatorio Astronómico Nacional, cercano a California, los empleados subían el equipo en trocas y “mopeaban” el piso. Sin embargo, la riqueza de las palabras y el uso libre de la gramática de esta nueva manera de hablar me sorprendió. Leí el prólogo de un diccionario titulado Spanglish de Ilan Stavans, quien menciona que esta nueva forma de hablar es como el jazz, surge de personas poco educadas que tienen la libertad de improvisar y crear; se trata de armonizar las palabras para que cobren un nuevo sentido. El autor incluye en su texto ejemplos de anuncios clasificados de uno de los diarios de mayor circulación en Nueva York: “Conviértase en inversor del CityBank”; “Para casos de divorcio y child support llame al…”; “¡¡¡Alerta!!! Carpinteros y Window professionals. Deben tener 10 años de experiencia y traer tools”. En ese mismo diario se convoca a los chicanos a enlistarse en el ejército con el título: “Yo Soy el Army”.

No puedo terminar sin el comentario de un televidente tras ver la aparición a Ilan Stavans en la pantalla chica que le twitteó: “I saw your interview on Spanish TV it was culísimo”.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Julieta Fierro Gossman

Julieta Fierro Gossman
La doctora Julieta Fierro es Investigadora Titular del Instituto de Astronomía de la UNAM y Profesora de la Facultad de Ciencias. Ocupa la Silla XXV de la Academia Mexicana de la Lengua y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores en el máximo nivel. Se dedica a la divulgación de la ciencia. Ha trabajado para exposiciones en museos, cuenta con varios libros y artículos publicados, participa en programas de radio y televisión, diseña talleres de ciencia y dicta conferencias. Ha recibido numerosos galardones nacionales e internacionales incluido el Premio Kalinga que es la máxima distinción a la divulgación de la ciencia. Sociedades astronómicas, laboratorios, bibliotecas y cinco escuelas llevan su nombre.