Home || Colaboradores || La promesa del valor de la comunicación

La promesa del valor de la comunicación

comunicación.

Rogelio Blanco


Escrutinio Casual

Imagen: PlusFormación.

miércoles 19 de diciembre de 2018

En la antesala del cierre de año y específicamente de uno muy productivo y positivo en términos profesionales, me gustaría reflexionar sobre el papel que tiene la comunicación y las relaciones públicas en el desarrollo de nuestro entorno.

Haciendo un sumario de aquellas cosas que a nuestro equipo de trabajo le permitió cosechar frutos, me encuentro con que la mayoría de los proyectos emprendidos y ejecutados van más allá de los servicios tradicionales de relación con los medios o posicionamiento de contenidos relevantes en espacios informativos. Con esto, no quiero demeritar, ni nada parecido, ese tipo de tácticas que ejecutadas con maestría son fundamentales para aprender y lograr hacer otras diferentes. Pero para mí y para los que nos dedicamos a la comunicación, significa que ese deseo de aportar valor al negocio de nuestros clientes se encauzó correctamente y dio resultados.

Desde mi perspectiva, la comunicación y las relaciones públicas e institucionales no sólo deben ser una herramienta de los departamentos de mercadotecnia, recursos humanos o ventas, el mundo en el que vivimos demanda más que eso. La manera en la que nos comunicamos e interactuamos como sociedad ha cambiado dramáticamente, los gobiernos, las compañías, los jóvenes, los adultos, las ONG’s, etcétera, experimentamos un crónico exceso de información, desinformación y desconfianza.

empresas

Imagen: Beople.

El papel de la comunicación y de los que la ejecutamos todos los días, debe ir más allá, debe ser una herramienta tan estratégica que le ayude a tomar decisiones a un CEO, a un consejo de administración, a un CFO. Debe permitirnos, a los profesionales de la materia, tener un lugar indiscutible junto al primer equipo de dirección de un negocio o una nación. Lo más interesante de esta reflexión es que depende de uno mismo hacer que suceda. Necesitamos ser tan capaces de proponer soluciones que abarquen desde lo más operativo hasta lo más estratégico, sin perder de vista el objetivo y la contribución que hacemos para que una organización logre estar bien comunicada, que una comunidad sea atendida, que el negocio logre generar más riqueza, los colaboradores se conviertan en embajadores de su lugar de trabajo, incentivar y atraer adeptos que colaboren con organizaciones no gubernamentales o hacer que un gobierno entienda y reflexione sobre las cuestiones que importan a sus gobernados.

El evento de lanzamiento de un producto y su difusión mediática es tan relevante como la regulación que permite su comercialización y la narrativa usada en las rondas de levantamiento de capital que hicieron posible su producción. Para mí, la pregunta es, ¿en qué punto de esos procesos nos gusta participar para generar la nueva promesa del valor de la comunicación?

Comenzará un nuevo año con doce meses para ponerlo en marcha. Les deseo mucho éxito.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Rogelio Blanco

Rogelio Blanco
Rogelio Blanco tiene más de 16 años de trayectoria en el sector de comunicación estratégica y relaciones públicas. Ha acumulado experiencia trabajando en países tan diversos como Argentina, Colombia y Holanda. En México, ha colaborado en importantes firmas del mundo de la comunicación, ostentando cargos de máxima responsabilidad desde hace varios años. Rogelio es experto en comunicación corporativa, gestión reputacional y manejo de crisis. Es invitado frecuente de diversas instituciones académicas universitarias como orador y ha sido profesor invitado en la Universidad Panamericana. Actualmente es co-director general de la oficina de México de la empresa líder en comunicación, reputación y asuntos públicos LLORENTE Y CUENCA.