Home || Economía || Tren Maya será amigable con pueblos indígenas, medio ambiente y cultura

Tren Maya será amigable con pueblos indígenas, medio ambiente y cultura

El gobierno anunció que hará una “consulta pública” entre los pueblos originarios y se realizará en al menos cinco lenguas indígenas
Tren Maya será amigable con pueblos indígenas, medio ambiente y cultura / Cuartoscuro

jueves 10 de enero de 2019

No es una tarea fácil pero sí una exigencia social, el hecho de que este proyecto cuide y respete la identidad de esta zona, por lo que el gobierno federal se ha comprometido a que el Tren Maya será amigable con pueblos indígenas, medio ambiente y cultura.

Ciudad de México.- Sin duda este proyecto es la joya de la corona para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero también implica enormes retos no solo de inversión, sino de incluir y preservas los aspectos más representativos de esta región del país para que entonces genere beneficios reales a todos los sectores de la sociedad.

A nivel social, uno de los aspectos que han surgido en las últimas semanas es el rechazo abierto que manifestó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) a la construcción del Tren Maya en el territorio donde se ha asentado desde hace 25 años.

Esto te puede interesar: El Tren Maya, entre modelo de desarrollo integral y el rechazo indígena

Consulta indígena

Pero más allá de esto, existe la preocupación de otros pueblos originarios por conocer la realidad de este proyecto y cómo afectaría su entorno. Por tal motivo, el gobierno federal ya anunció que someterá esta obra a consulta con los grupos indígenas, tal como lo hizo con el resto de la sociedad.

De acuerdo a Pablo Careaga Córdova, coordinador del proyecto en el tramo Bacalar-Tulum, esto se hará en cinco lenguas indígenas y será fundamental para darle voz a los pueblos originarios y al mismo tiempo, darle legitimidad al proyecto atendiendo las necesidades específicas de cada área específica.

Esto debido a que según el funcionario, “no es lo mismo el impacto que tendrá el tren en Calakmul, en Palenque o Bacalar”, por lo que son conscientes de que “las inquietudes son distintas en función del tramo, pero también de la forma en la que el tren se integrará a la vida económica, social y urbana de las distintas regiones que recorrerá”.

Por lo tanto, Careaga señaló en declaraciones que retoma El Economista, que “no se va a realizar ningún tipo de obra que no tenga previamente los estudios correspondientes ni las anuencias ni el consentimiento de los pueblos originarios”.

Solicitan participan de la Unesco

Dada la riqueza cultural e histórica que guarda esta región del país, también es trascendental que el Tren Maya preserve esto y se ajuste a las normativas internacionales para preservarla, por lo que el gobierno federal ya pidió ayuda a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El objetivo de esto es que su participación sea “una medida preventiva y de acompañamiento” para “contribuir con sus recomendaciones a preservar los valores esenciales de los siete lugares que son patrimonio de la humanidad y que están en la ruta del Tren Maya”, según explicó la subsecretaria de Asuntos Multilaterales de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Martha Peralta.

Esto es una medida hasta cierto punto lógica y coherente con el proyecto, ya que si se ha presentado como una oportunidad para atraer turismo aprovechando las condiciones naturales y la riqueza cultural, no preservar los sitios históricos sería de alguna manera condenar al fracaso al Tren Maya desde antes de que comience a circular.

9 de cada 10 mexicanos dan el sí al Tren Maya y a proyectos prioritarios de AMLO

Cuidado a la fauna local

Lo mismo con la diversidad de la flora y fauna local, que es considerada como una de las más ricas del país dado el clima y los ecosistemas que se han creado a lo largo de los siglos y que en su momento, fue uno de los principales rasgos distintivos precisamente de los pueblos Mayas.

En ese sentido, una de las preocupaciones para los expertos es el jaguar, ya que el Tren atravesaría su hábitat natural y rompería con los traslados naturales de extensos kilómetros que necesita esta especie.

“La construcción del tren implicaría edificar una barrera física dentro del hábitat del jaguar y ocasionaría problemas de genética en la especie”, es decir, se va a “provocar que  este animal no pueda reproducirse con otros genéticamente alejados”, asegura Francisco Remolina, miembro del Grupo de Expertos para la Conservación de los Felinos Silvestres de México.

Para evitar este problema muy grave, que se calcula puede afectar al menos a 2 mil jaguares, los especialistas han presentado al gobierno federal una serie de soluciones que incluye entre otras medidas, la construcción de “pasos de fauna elevados”, que permitirían a los felinos y otras especies, atravesar sin peligro de un lado al otro de las vías.

La buena noticia es que lo han presentado ya a las autoridades correspondientes y lo han aceptado para integrarlo al proyecto del Tren Maya  y en su momento, Rogelio Jiménez Pons, director del  Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), informó que trabajaran de la mano de los expertos ambientales.

Así, se creará un “Consejo Técnico Asesor” que será el encargado de identificar las medidas para reducir los daños ecológicos y ambientales que pueda generar el Tren Maya.

De esta manera, el proyecto más importante para esta administración puede aglutinar de manera pacífica, productiva y amigable todos estos aspectos, situación que siempre ha sido criticada en obras tan grandes ya que siempre se prioriza su viabilidad económica y financiera, antes de cuidar los detalles ambientales o de orden cultural.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira